Política

Controversia por inhibiciones

* “Está en juego la credibilidad del CSE”, advierte director de Ipade * Saborío considera que propuesta abría las puertas para que Alemán pretendiera postularse en 2006

La propuesta de incluir el tema de las inhibiciones en la Ley Marco, que no prosperó por falta de votos en la Asamblea Nacional, desató ideas contradictorias entre el director del Instituto para la Democracia (Ipade), Mauricio Zúñiga, y el analista político Alberto Saborío.
Zúñiga considera que era oportuno incluir esa medida, en tanto Saborío afirma que cualquier persona que no goce de sus derechos constitucionales, podría ser candidato en las elecciones nacionales.
El director del Ipade rechazó el argumento de Arnoldo Alemán que hubiera podido postularse como candidato presidencial por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), de haberse aprobado, considerando que es un reo condenado. “Sería una burla para la sociedad, que cualquier tipo de arreglo (entre el FSLN y PLC) permita ejercer de nuevo sus derechos políticos (a Alemán), creo que es un argumento bastante peregrino”, comentó Zúñiga.
Dijo que la Ley Electoral establece que el CSE puede negar o rechazar candidaturas a cualquier persona que no cumpla los requisitos de ley, sin embargo Alemán tiene suspendido sus derechos políticos por tener una pena corporal y sentencia judicial.
Recordó que en las elecciones de 2006, estará en juego la credibilidad del CSE, ya que evitar el sufragio a través de inhibiciones, por medio de mecanismos aparentemente legales, incrementarían los problemas de gobernabilidad en Nicaragua, porque alterará el clima de confianza, provocando rechazo y abstencionismo.
“Beneficiaba a Alemán”
Según Saborío, no había base jurídica para incluir en la Ley Marco la moción de Tardencilla “aparte que la Ley Marco violenta el orden constitucional, porque se trataba de una ley para las reformas constitucionales que afectaba el ordenamiento jurídico”, anotó.
Agregó que el planteamiento de Tardencilla era conveniente para Herty Lewites, sin embargo, abría las puertas para que personas con sus derechos políticos suspendidos pretendieran participar en las elecciones nacionales.
Añadió que si el FSLN inhibe a Lewites, a través del CSE, debe tomarse las calles y convocar a sus simpatizantes para que protesten por esa medida. “No creo que el CSE se atreva a inhibir a Lewites, Montealegre o a cualquier otro candidato que reúna los requisitos que la ley exige”, confió.
En tanto, el diputado sandinista Bayardo Arce aseguró que el rechazo a la moción fue para evitar que se protegiera a Alemán, porque a su consideración, “mientras el juicio que se le sigue no concluya, puede alegar inocencia”.
“A nosotros (FSLN) no nos interesa inhibir a nadie. No podemos decir que las instituciones no cumplan la ley, ideay, quiere decir que mañana un candidato presidencial puede violar a una niña o bajo efectos del licor atropelle irresponsablemente a un poco de gente y si lo quieren enjuiciar, van a decir que es una persecución política. Tiene que responder por sus responsabilidades”, advirtió Arce.