Política

Iglesia respalda Ley Marco

* “Indudablemente traerá tranquilidad a la nación”, comenta religioso * PLC propone referendo en elecciones presidenciales de 2006

La Iglesia Católica respaldó ayer la propuesta del secretario general del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, de que el Parlamento apruebe mañana miércoles la Ley Marco, con miras a ponerle punto final a la crisis institucional, al margen de los señalamientos de ilegalidad.
Ortega se entrevistó ayer con monseñor Eddy Montenegro, con quien analizó las consecuencias que podría generar la Ley Marco. El religioso dijo, no obstante, que la ley es positiva para el país, porque “indudablemente traerá tranquilidad a la nación”, aunque reconoció que no es la “mejor, ni la óptima” solución a la crisis institucional.
Consideró “normal” que la bancada liberal rechace la iniciativa, pero la Asamblea Nacional tiene obligación de mandar un mensaje de tranquilidad a la población. “Acuérdese que esta no es la primera vez (que se soluciona la crisis con una Ley Marco), porque cuando hubo la confrontación Ejecutivo-Legislativo en tiempos de doña Violeta (Chamorro) esa fue la solución que se halló, y todavía ahora con esta crisis, ésta (ley) tendrá mayor rigor jurídico que la primera, porque si aquella solucionó y trajo paz al país, ¿por qué no podemos confiar un poquito con esta?”, preguntó.
Hay votos suficientes
Ortega insistió que el FSLN ya cuenta con los 47 votos para aprobar mañana la Ley Marco, después que los miembros de la bancada Azul y Blanco firmaran una carta de respaldo a dicha legislación, aunque Orlando Tardencilla prometió que no votará a favor de ella.
“Ahondamos acerca del alcance de este acuerdo, tanto en el aspecto político, como en el jurídico. Éste es un acuerdo que está mucho más fundamentado y sustentado que la Ley Marco del año 95, porque entonces no había sido completada su aprobación, cuando se dictó la Ley Marco; y la Ley Marco tiene la fuerza de la superación de la crisis política respetando la vigencia de la ley, pero posponiendo su aplicación”, dijo.
Rechazó la propuesta del PLC de efectuar una contrarreforma, porque las reformas fueron aprobadas y ratificadas en dos legislaturas por el Plenario “y por lo tanto, lo único que demanda es de una legislación con 47 votos para que se decida su aplicación”, aseguró.
Dijo estar de acuerdo en discutir otras reformas en el Diálogo Nacional, porque la misión del FSLN es restarle poder al Presidente de la República, para que sea la población, a través de “las Asambleas del Poder Ciudadano”, la que decida las leyes a aprobar.
Parlamento convocado
Desestimó el pacto con el PLC, después que los miembros de este partido rechazaron la Ley Marco. “Un acuerdo como éste no tiene por qué verse afectado por las diferencias de opiniones. El PLC tiene su posición, que vaya a la Asamblea y la exponga, así como se discutió el Tratado de Libre Comercio (TLC), el FSLN no bloqueó, lo que hizo fue argumentar. Lo correcto sería que el miércoles, el PLC exponga sus puntos de vista y luego viene la votación”, anotó.
En tanto, la bancada del PLC reiteró su propuesta de que se agregue una cláusula a la Ley Marco, que establezca que para su aplicación, deben ser refrendadas en dos períodos legislativos.
Noel Ramírez confirmó que esa bancada se incorporará a la sesión de mañana. Si Bolaños y Ortega reúnen los 47 votos para su aprobación, ellos mocionarán que el pueblo decida a través de un referendo, que debe realizarse simultáneamente con las elecciones nacionales de noviembre de 2006. “Si no conseguimos los votos suficientes, ni modo, como demócratas vamos a reconocer los resultados de la votación”, manifestó Ramírez.
René Núñez, presidente del Parlamento, ordenó ayer que se cite a los diputados para la sesión ordinaria de mañana miércoles, para debatir la aprobación de la Ley de Marco. Desestimó la posibilidad de que los diputados liberales no se registren en esa sesión para evitar el quórum y explicó que al haber una demanda suscrita por 47 legisladores, eso constituye una mayoría absoluta de diputados.

(Con la colaboración de Edgard Barberena)