Política

Cabos sueltos en acuerdo Bolaños – Ortega

Inhibiciones, elección de intendentes de Servicios Públicos y desafueros por delitos electorales quedan en el limbo

Humberto Meza

La decisión del secretario general del FSLN, Daniel Ortega – asumida esta noche ante el presidente Enrique Bolaños – de aplazar la vigencia a las reformas constitucional, dejó al menos dos cabos sueltos de la crisis política que amenazaba a la misma Presidencia de la República, pero que podrían encontrar una salida a partir de dos “diálogos paralelos”.

Ortega acordó esta noche con Bolaños, tras casi siete hora de discusión, el reconocimiento a las reformas constitucionales, pero solamente si son aplicadas hasta en enero de 2007, después que el Presidente concluya su mandato.

Tal prórroga queda sujeta a la aprobación de un Acuerdo Marco, similar al que se aprobó durante las reformas constitucionales de 1995, pero para el cual se requieren los votos del PLC, partido que desde hoy cuenta con un voto más, tras la incorporación del suplente del diputado Alfredo Gómez Urcuyo, quien esta mañana quedó electo como nuevo Vicepresidente de la República.

Las normas del Acuerdo Marco serán asumidas en un diálogo partidario, y en el cual podrán participar todos los partidos políticos que tienen asientos en el Parlamento, pero este diálogo será paralelo a otro que mantendrán los empresarios y organizaciones sociales, bajo el auspicio de la Comunidad Internacional.

Sisep, inhibiciones y desafueros en el limbo

Pese al acuerdo, ni Bolaños, ni los representantes sandinistas hablaron del curso que mantendrán los juicios abiertos contra los seis funcionarios del Poder Ejecutivo, acusados por delitos electorales, ni tampoco del futuro que tendrá el dictamen que recomienda el desafuero del mandatario.

“Eso lo dejaremos a los hechos. Veremos cómo desarrollan las cosas y el camino que toma ese diálogo. Ahí se verá el tema de las elecciones presidenciales y de los juicios por delitos electorales, pero lo importante de todo esto es que esas decisiones se tomarán con las instituciones que ya están existentes”, recalcó una fuente sandinista.

Lo único claro, de momento, es que los nombrados como Intendentes de Servicios Públicos, agrupados en la controversial Sisep, deberán ceder sus cargos, en virtud del Acuerdo Marco, a la espera de que las reformas constitucionales entren en vigencia.

En su discurso de esta noche a la nación, Bolaños demandó que las elecciones presidenciales de 2006 se realicen de forma transparente “y sin ningún tipo de inhibiciones”.