Política

Insulza: “Crisis nicaragüense tiene solución”

Secretario General de OEA insiste en que salida pasa por detener juicios, mantener status presidencial y garantizar elecciones transparentes

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, señaló hoy que no ve ninguna razón por la que no se pueda llegar a un acuerdo para superar la crisis por la que atraviesa Nicaragua.
Insulza señaló que cree que la misiva que envió el pasado 29 de septiembre a los cuatro poderes del país "ha elevado más el debate" y que espera que "no se diluya en un intercambio de insultos".
"No veo porqué no pueden ponerse de acuerdo" cuando los mismos interlocutores han “superado crisis más graves”, aseguró.
El alto funcionario realizó estas declaraciones durante la inauguración de la LXI Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebra en la ciudad estadounidense de Indianápolis.
Insiste en frenar juicios y elecciones limpias
Insulza reveló que ha planteado cuatro puntos a los partidos enfrentados en Nicaragua, entre ellos que se permita al Gobierno terminar su mandato, aunque reconoció que es difícil debido al escaso apoyo con que cuenta en el Parlamento.
También pidió "dejar por ahora las denuncias judiciales en un 'statu quo'" y, aunque dijo no haber solicitado "derogar las reformas constitucionales", aseguró que su supresión permitiría al presidente Enrique Bolaños gobernar con las mismas reglas con las que comenzó su gobierno.
Finalmente, el secretario general de la OEA pidió "un proceso electoral limpio y transparente en el que todos puedan participar".
Liberales y sandinistas, que controlan los poderes Legislativo, Judicial y Electoral desde 1999, aprobaron hace casi once meses unas reformas constitucionales que le quitaron al Ejecutivo el control de los servicios de agua, energía y telecomunicaciones.
El presidente Bolaños no reconoce esas reformas en base a una sentencia de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) que las declaró jurídicamente inaplicables el 29 de marzo de este año.
El Parlamento también retiró la inmunidad a seis altos funcionarios del Gobierno para investigarlos por supuestos delitos electorales en la financiación de la campaña electoral de 2001 y ha dejado pendiente de discusión el desafuero de Bolaños, acusado de los mismos delitos.
Insulza recordó que a Nicaragua le interesa que la crisis se solucione lo antes posible, porque el país tiene pendientes "proyectos importantes", desde el tratado de libre comercio con Estados Unidos hasta programas de ayuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.
El ex canciller chileno terminó señalando que "estamos esperando que se pongan de acuerdo. Los políticos tienen que resolver los problemas de la gente, no crearlos"