Política

Si inhiben a uno, el otro se retira de contienda

* Recuerda que desde la CGR pretenden eliminarlos a ambos

El aspirante presidencial Herty Lewites, reveló que tiene un “acuerdo de caballeros” con el precandidato liberal Eduardo Montealegre, que consiste en que si uno de los dos fuese inhibido por el Consejo Supremo Electoral (CSE), para participar en las elecciones de 2006, el otro renunciaría de inmediato a su postulación, para emprender juntos una jornada de advertencia nacional e internacional de un fraude por parte de los partidos pactistas.
En caso que los dos fueran inhibidos, atendiendo órdenes del Frente Sandinista (FSLN) y Partido Liberal Constitucionalista (PLC), igualmente denunciarán ambos la violación a sus derechos constitucionales, a través una medida dictatorial.
Lewites recordó que la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo saber su preocupación de que haya inhibiciones a candidatos presidenciales. “El presidente del Poder Electoral respondió muy molesto que aún ni siquiera se han inscrito candidatos, y ya andan tratando de confundir al pueblo con inhibiciones, pero es indiscutible que a estas alturas ellos (las cúpulas del PLC y FSLN) hablan de preparar un fraude, usando a la Contraloría General de la República (CGR), donde existen inventadas acusaciones contra mi persona y Montealegre, a fin de apartarnos de las elecciones nacionales”, recordó.
“Los organismos internacionales se pronunciaron ante esta situación, y dijeron que no van a respaldar ningún gobierno surgido de un pacto entre estos dos partidos (PLC y FSLN), así que Ortega y Alemán deberán pensarla dos veces antes de inhibirnos contra la voluntad del pueblo, para las elecciones de 2006. El resultado sería que quedarían aislados”, advirtió.
Por otra parte, dijo que el CSE actúa con displicencia en las elecciones regionales ante la falta de entrega de cédulas de identidad de una gran cantidad de ciudadanos del Caribe.
Se entrevista con Zoellick
Lewites, quien ayer se entrevistó con el subsecretario de Estado de Estados Unidos, Robert Zoellick, consideró que las acusaciones de este funcionario contra Arnoldo Alemán nada tienen que ver con injerencias, ni mucho menos violación a la soberanía de Nicaragua, por lo tanto, dijo que no se “enredará” condenando o absolviendo a ninguno de los bandos.
Dijo que durante los encuentros que ha sostenido con Oliver Garza, Dan Burton y el mismo Zoellick, ha dejado en claro que en Nicaragua no se debe generalizar, y por todos los medios deben evitar confundir el sandinismo con el danielismo, “que no nos echen en un solo saco a todo el sandinismo por la posición de una cúpula”, destacó.
“Se lo reiteré al señor Zoellick. Estados Unidos no puede venir a restregarnos que los sandinistas no estamos trabajando y luchando por un gobierno democrático, fue precisamente por eso que nos expulsaron del partido (a él y a Víctor Hugo Tinoco), por buscar primeramente, desde las filas partidarias, la democratización del partido”, apuntó.
“No aceptaremos que a los miles y miles de sandinistas que no estamos de acuerdo con el pacto se nos llame fuerzas antidemocráticas, por el contrario, todo el Movimiento por el Rescate del Sandinismo es una fuerza que trata de reivindicar la democracia, que no existe en muchos de los partidos que conforman el espectro político del país”, reivindicó.
Lewites dijo ser de izquierda, una opción personal y eminentemente humana que tiene ante la difícil situación que vive el país, el robo, el descaro y las autoridades complacientes ante estos hechos, mientras un pueblo se debate entre el hambre, la miseria, falta de empleo y de un salario digno, de salud y educación, que están tocando el fondo del barril.