Opinión

Estoy enojado


— Rodolfo Caldera Mejía —

El enojo es una de las muchas maneras por medio del cual podemos;
expresar nuestra inconformidad sobre resultados no satisfactorios;
a nuestra perspectiva o bien sobre lo que esperábamos de otras;
personas. Particularmente no soy un hombre que se enoja con;
facilidad y en definitiva tampoco guardo rencor hacia nadie, sin;
embargo estoy enojado con situaciones que están a nuestro alcance;
y no parecen tener resultados satisfactorios. No estoy enojado;
con la gente, pero sí estoy enojado con las actitudes, con la;
mediocridad. Estoy enojado conmigo mismo como nicaragüense, por;
ser cobarde y no tener la suficiente valentía de hacer algo;
constructivo por mi Patria y el futuro de mis hijos. Estoy;
furioso con el orgullo de quienes nos gobiernan; que únicamente;
se preocupan por sus propios intereses y los de su partido, y más;
furioso estoy por los resultados de políticas macroeconómicas que;
lesionan los derechos de todos los nicaragüenses. Enojado estoy;
de ver tanta pobreza en mi país; de las dificultades de miles de;
nicaragüenses que tienen que dejar su patria para probar suerte;
en otros países donde lo único que consiguen es humillación y;
ultraje. Estoy enojado con la actitud de quienes imparten la;
justicia y ver cómo todos los días, delincuentes y;
narcotraficantes salen tranquilamente de la cárcel por la;
fragilidad de nuestros jueces al dejarse sobornar. Me molesta que;
a diario los medios de comunicación hagan público escándalos y;
denuncias de enriquecimiento ilícito del Presidente y de sus;
Ministros; estoy cansado que en nombre de la democracia se abuse;
del pueblo, legitimando acciones que atentan contra la;
gobernabilidad del país y creando un ambiente de total desacato;
a las leyes y la Constitución. Como nicaragüense deseo lo mejor;
para mi país, por eso estoy enojado y muy furioso. Nicaragua es;
un país con muchas riquezas y oportunidades y a estas alturas ya;
debimos haber aprendido de tantos errores del pasado. Yo tengo;
la plena seguridad que mi enojo, es compartido por muchos. Hay;
un espíritu patriótico que la situación en la que vivimos está;
generando. Espero que hagamos algo junto y lo hagamos pronto. Hay;
un tiempo para el justo enojo y todos en su momento lo;
experimentamos. Un enojo protagonista para que no entremos al;
conformismo, mucho menos a la frustración de no poder hacer nada.;


Estoy enojado, pero los gobernantes y políticos no lo están.;
Ellos no se inmutan respecto a los aconteceres de nuestros días,;
mucho menos por lo oscuro que parece nuestro futuro; no se;
apasionan por nada; no sienten deseos de luchar por los intereses;
de quienes los eligieron; no tienen voluntad de gastar su tiempo,;
talentos y recursos para ayudar a sus propios compatriotas; la;
verdad es que no piensan en nadie más que en sí mismo y sus;
allegados. Ellos son menoque nicaragüenses, porque han perdido;
el sentido de porqué están donde se encuentran y porque sus;
mentes parecen estar lejos de la realidad de los demás. Nicaragua;
está secuestrada y mientras lo esté, mi enojo y el de muchos más;
no se apaciguara. Cuando mi enojo halla pasado, tendré la;
seguridad de que he hecho algo que habrá valido la pena.;


Y usted ¿comparte mi enojo? Pues entonces llegó el momento de;
hacer algo.;