Opinión

Los "Sin Mancha" manchados salieron


— Francisco Bravo Lacayo —

La polvareda levantada por las denuncias de soborno hechas por;
el Juez suplente Julio César Arias tiene bien empolvadas las;
caras de varios personajes del gobierno liberal "sin mancha", a;
la cabeza la del Presidente de la República, seguida de otros de;
sus colaboradores más cercanos.;


Como en este país es difícil creer en alguien, nos asalta la duda;
de si el Juez es parte de una trampa oficial o si de veras es una;
persona digna de crédito a la que los nicaragüenses debemos;
levantar un monumento por su valentía en afrontar los poderes;
casi omnímodos del Ejecutivo, trinchera histórica de;
malversadores sin escrúpulos acostumbrados a pasar sobre la honra;
de cuanto ser viviente encuentran en su camino.;


A pesar de esto, creemos en la sinceridad y valentía del Juez;
Arias, como el náufrago desesperado que se agarra a una tabla;
para salvarse, tal es la situación de nuestro pueblo hastiado de;
tanta corrupción y de tanta impunidad.;


Como es natural, los acusados por Arias han negado todo poniendo;
cara de inocentes y manifestando su disposición a acusar al;
acusador por injurias y calumnias y quién sabe cuántas cosas más,;
dispuestos a callarle la boca y, si les es posible, encerrarle;
en un calabozo donde permanezca para sécula seculorum.;


Pero el escándalo es de tal magnitud que les será imposible;
lograrlo.;


Porque se trata nada menos de que está implicada no sólo la;
desteńida credibilidad del Presidnete de la República sino;
también de la Corte Suprema de Justicia que, supuestamente, es;
la máxima instancia que resguarda la honra del Estado, al que han;
accedido personas, electas por voluntad del pueblo para que;
administren la cosa pública y nunca para que cometan abusos.;


La práctica, desgraciadamente, ha desmentido esto último, ya que;
quienes, por lo regular, han llegado a las alturas, sólo se han;
ocupado de llenarse los bolsillos a más no poder sin que les;
importe un comino la suerte de los electores.;


Volviendo concretamente al caso que nos ocupa, resulta ramplona;
la contestación del Dr. Alemán a los periodistas cuando éstos le;
preguntaron acerca de las denuncias del Juez Arias y sobre sus;
repercusiones en el acoso a la Contraloría General de la;
República. "Pregúntenle al Contralor si es cierto o no que le;
pagó a un fantasma", fueron más o menos sus palabras.;


Con ello quiso echar tierra sobre el escándalo que ha afectado;
tan directamente a él y a sus amigotes cercanos. Por supuesto que;
no lo logró, sencillamente porque, si bien es cierto que el;
Contralor Jarquín Anaya ha resultado pringado por una mala;
acción, más cierto es que no hay comparación con los escándalos;
de corrupción tan seguidos que han llenado de inmundicia a su;
gobierno.;


Algo parecido es la desafortunada declaración de la subcontralora;
Claudia Frixione al decir que Trescientos Mil Córdobas de que;
acusan a la Contraloría de haber desviado para pagar fantasmas;
con nada en comparación con los millones que el gobierno gasta;
en su campańa de desprestigio brutal contra la institución;
encargada de controlar los gastos del gobierno, algo que los;
funcionarios rehúyen, como el Diablo a la Cruz, según el dicho;
popular.;


Nuestro pueblo debe estar vigilante a ver cómo termina este;
enredo, no vaya a terminar en nada, como ha ocurrido tantas;
veces.;


Y debe, sobre todo, ajustarle las cuentas a los culpables en las;
próximas elecciones.;