Opinión

Defendamos la honestidad y el impacto de la ley


— —

El país vive de escándalo en escándalo. El gobierno liberal nos ha sorprendido a todos (as) por su capacidad de mantener a la población en vilo, cometiendo atropellos en contra de quienes se le oponen, violando las leyes que le estorban y haciendo la vida cada vez más insoportable para todos y todas.;


En esta ocasión, el colmo ha sido el acoso proveniente de varios funcionarios estatales al respecto del caso ŤParralesť, en contra del juez Julio César Arias, quien valientemente ha denunciado las maniobras de presión y soborno que ha venido caracterizando al presente gobierno liberal cuando de lograr sus fines particulares se trata.;


Los (as) ciudadanos (as) no podemos menos que escandalizarnos ante semejantes atropellos contra el Estado de Derecho. Lo que quieren hacer con el juez Arias es una medida de lo que el gobierno actual estaría dispuesto a hacer con todos si no lo paramos a tiempo.;


Por eso los (as) ciudadanos (as) no debemos quedarnos como espectadores (as) de lo que ocurre; tenemos que hacer oír nuestras voces y manifestar nues-;
tro repudio ante prácticas que aspiramos no se repitan en Nicaragua, porque consideramos que entre las amenazas, los amordazamientos, los métodos mafiosos y la impunidad, se han gestado las dictaduras en nuestra historia.;


Todavía estamos a tiempo. Defendamos la honestidad de los funcionarios públicos. Exijamos el cumplimiento de la ley. Empecemos ahora a combatir la corrupción a mano limpia. En este caso, así como en todos los escándalos anteriores, EXIGIMOS CUENTAS CLARAS al gobierno de Nicaragua.;


Estos son momentos de volcarse decididamente a actuar para frenar la corrupción, por tales razones, desde ACCIÓN CIUDADANA CONVOCAMOS A TODOS LOS MOVIMIENTOS SOCIALES AFINES EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN, A LA ASOCIACIÓN DE JUECES Y A LAS DE JURISTAS a respaldar la labor judicial honesta y apegada a la Ley del Dr. Julio César Arias, Juez suplente de Distrito N° 4 de Managua y a demandar de la Procuraduría de Derechos Humanos una actuación oportuna para cumplir con sus funciones de velar por los derechos de la ciudadanía frente a actuaciones arbitrarias del Estado. ;


De la misma manera exigimos de la Procuraduría de Justicia una actuación coherente, apegada a sus funciones de ministerio público, representante de los intereses ciudadanos.;


Managua, 27 de Septiembre de 1999;