Opinión

Viajes y la estafa del milenio


— Francisco Bravo Lacayo —

Cuando Tito de Trinidad alzaba los brazos victoriosos por su;
gane un tanto dudoso, en la pantalla chica vimos, al lado de;
su rostro, una pequeńa pancarta que decía "paz para Vieque",;
un hecho que los cronistas deportivos, atentos nada más a las;
incidencias de la pelea, pasaron desapercibido.;


Más que la pelea, a nosotros nos interesa destacar la;
aparición de la pancarta porque demuestra el inextinguido;
deseo de los puertorriqueńos por sacudirse la tutela;
norteamericana, disfrazada con el engańoso título de Estado;
Libre Asociado.;


Vieque, como se sabe, es una islita que sirve a la marina;
norteamericana para realizar prácticas de tiro, con resultados;
negativos para sus habitantes por la destrucción de su;
ecología, arruinando los campos que han quedado inservibles;
para la agricultura. ;


A esto debe agregarse la muerte de más de un habitante, como;
acaba de ocurrir recientemente, por haber recibido en su;
cuerpo el charnel de un proyectil, hecho que desencadenó una;
fuerte protesta no sólo de los que viven en la islita sino de;
toda la población puertorriqueńa, incluida la que vive en la;
metrópoli norteamericana.;


Por eso la aparición de la mencionada pancarta.;


Pero hay algo más. Con la proximidad de las elecciones,;
Clinton, tratando de ganarse el creciente voto hispano para su;
partido Demócrata, liberó condicionalmente a varios líderes;
independentistas puertorriqueńos (hombres y mujeres) que;
guardaban prisión desde hace varios ańos en las cárceles;
gringas, acusados de terroristas. ;


Es que para el imperio, ser patriota es ser terrorista, como;
seguramente lo fueron sus compatriotas que lucharon en el;
siglo XVIII contra los colonialistas ingleses.;


De regreso a la Isla del Encanto, los liberados fueron;
recibidos por su pueblo apoteósicamente. Fue algo pocas veces;
visto.;


A todo esto se agregó el triunfo de Tito, que ha venido a;
reforzar el orgullo nacionalista de ese pueblo hermano.;


Debemos decir que, seducidos por algunas ventajas que;
proporciona ostentar el pasaporte gringo, una buena parte de;
los puertorriqueńos han aceptado el actual Statu qúo, pero,;
aunque no son esclavos en el viejo sentido de la palabra, en;
cierto modo lo son al aceptar la condición de CIUDADANOS DE;
SEGUNDA CLASE del imperio, algo irritante e indigno para;
cualquier ser humano. ;


Ellos tienen derecho a voz pero no a voto en las elecciones de;
la Unión. Sólo los nacidos en EE.UU. tienen derecho a votar.;


En resumen, Vieque, la libertad de los independentistas y el;
resultado de la pelea Trinidad-de la Hoya, se han juntado para;
levantar una ola nacionalista que tendrá repercusiones a corto;
o largo plazo en las relaciones con los que mandan en el;
Capitolio.;


No dudamos que el puertorriqueńismo ha salido ganando con;
estos acontecimientos.;


No deja de ser paradógico que el fraude del milenio haya;
contribuido a esta noble causa, algo que no esperaban los;
gánsteres que lo organizaron.;


Con razón dicen que "Dios escribe recto con líneas torcidas".