Opinión

¿Pan y circo? No sólo circo


— Francisco Bravo Lacayo —

Los emperadores romanos tenían la fórmula "Pan y Circo" para;
sostenerse en el poder. Un poco de pan y, sobre todo, mucho;
circo, eran suficientes para que los romanos, la plebe, se;
mantuviera tranquila mientras ellos seguían su vida disoluta y;
corrompida. Como testigo de esa era quedan las ruinas;
milenarias del Coliseo Romano, escenario sangriento en el que;
murieron miles de esclavos enfrentados entre sí y con las;
fieras en espectáculos salvajes que actuaban como drogas para;
embrutecer a los romanos.;


Pues bien. Nuestro gobierno, muy liberal y muy moderno, ha;
simplificado la fórmula de los emperadores eliminando el Pan y;
dejando sólo el Circo para los nicaragüenses.;


Nunca como ahora la mesa de nuestro pueblo ha estado tan;
desabastecida de alimentos, el pan entre ellos, hasta el;
extremo de haber sido escogidos por la comunidad internacional;
como país altamente endeudado y sumamente pobre.;


La reconocida altivez del nicaragüense resultó lesionada por;
semejante "honor" y nuestro gobierno reaccionó Ącon alegría;
tomándolo como motivo de celebración.;


Manipulando la miseria, convocó a la Plaza de la Revolución (o;
de la República) para que se bailara y se emborrachara y se;
embruteciera a más no poder.;


La condonación parcial se dará hasta dentro de tres ańos y,;
entre tanto, nos impondrán otro ESAF, cuyos efectos ya;
conocemos. Nuevos despidos, nuevas alzas en los precios que;
significarán nuevos sacrificios para una población harta de;
andar desocupada y estirando la mano para obtener un mendrugo.;


Cuando venga el tiempo de la condonación ¿veremos el sol;
claro? Lo dudamos. Primero porque tendremos nuevas deudas y,;
segundo, porque los beneficiarios serán los de siempre. Los;
que utilizan sus manos como coladores del dinero que extraen;
del sudor del pueblo trabajador, que es el que paga los platos;
rotos. ;


No deberían olvidar estos últimos que la fórmula funcionó por;
un tiempo pero que, al fin y al cabo, los empresarios cayeron;
de sus pedestales. Con mayor razón y más rápido, porque sólo;
nos han dejado el circo, caerán los que se creen Nerones.