Opinión

Oscuras privatizaciones: BANIC y ENITEL


— Equipo "Nitlapán-Envío" —

El 30 de agosto, y en medio de la confusión dejada en el terreno de juego la consumación del pacto libero-sandinista, la Contraloría General de la República emitió una resolución tan esperable como osadamente inesperada: anuló la privatización del Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (BANIC). Sin duda, se trata de la resolución más significativa de las emitidas por la Contraloría después de que en febrero seńalara el desmesurado incremento patrimonial del Presidente Alemán, acción que permanece congelada a la espera de que el Presidente cumpla la ley y declare a la Contraloría cómo aumentó su patrimonio. ;


Tras varios meses de investigación -iniciadas a partir de denuncias de banqueros y de medios de comunicación nacionales-la nueva resolución de la Contraloría comprueba por múltiples y sustentadas razones la existencia de graves irregularidades en todo el proceso de capitalización y cuando se conformó apresuradamente la sociedad Inversiones Iberoamericanas, a la que se asoció el Hamilton Bank de Miami para comprar las acciones del BANIC. Y al igual que en otros escandalosos casos de corrupción, las ilegalidades y anomalías que atravesaron todo el proceso de capitalización de este banco, conducen al entorno más cercano del Presidente de la República. La investigación demuestra por ejemplo que, antes de la anómala operación, el BANIC otorgó créditos millonarios e irregulares a allegados del Presidente y a la sociedad que desde hace ańos viene comprando tierras por todo el país para la familia presidencial. Otros informes de la Contraloría demostraron también que los directivos salientes del BANIC -algunos siguieron en la directiva- se otorgaron de forma ilegal durante el proceso de privatización más de 20 millones de córdobas en indemnizaciones, bonos, dietas y sobresueldos. ;


Con esta resolución sobre el BANIC, la Contraloría ha puesto en evidencia los hilos más gruesos y visibles de un complejo entramado de tráficos de influencias y discrecionalidades. ;


Pero quizá lo más grave del caso es el involucramiento en la operación de capitalización de un banco con base en territorio de Estados Unidos. Esto permitió a la Contraloría solicitar de la Fiscal General de Estados Unidos, Janet Reno, una investigación que determine si la ilegalidad de la operación financiera violó no sólo las leyes nicaragüenses, sino también las leyes federales de Estados Unidos, muy sensibles ante operaciones de sus bancos en el exterior que pudieran estar vinculadas a dineros del narcotráfico. ¿Participará el gobierno de Estados Unidos en el esclarecimiento de los hechos denunciados en Nicaragua? La respuesta a esta pregunta será fundamental. ;


Por su parte, el Banco Mundial tomó distancia de la operación realizada en el BANIC inmediatamente después de que la Contraloría publicó su resolución. Como se sabe, el Banco Mundial es la institución internacional que supervisa las reformas estructurales a las que se condiciona la obtención de créditos en los programas de ajuste que implementa en los países del Sur. La más importante de estas reformas es la privatización de los activos estatales. ŤPara el Banco Mundial lo fundamental es que los procesos privatizadores se hagan de forma transparente y en base a criterios de mercado, y no con manejos oscuros y con criterios mafiosos, como la Contraloría está demostrando que se hizo en el BANICť, dijo a envío un economista independiente.;


La Ťconexión USAť y la posición del Banco Mundial -que incluso facilitó información sobre el caso a la Contraloría- han puesto al gobierno liberal en una posición extremadamente delicada. El Contralor Jarquín habló de Ťincomodidadť y de Ťmalestarť en el Banco Mundial. Y para terminar de complicar el panorama, recién dadas a conocer las anomalías en el BANIC, se descubrió otro espinoso caso que revela una vez más el alto grado de irresponsabilidad que existe en el manejo legal de los bienes estatales: sobre siete propiedades de la empresa estatal de telecomunicaciones, ENITEL -también en proceso de privatización-, pesa una hipoteca por 100 millones de dólares a favor de la empresa constructora del consorcio Mas Canosa.;


La Ťsalidať del caso BANIC no es sencilla para el gobierno. En el caso de ENITEL, el Presidente ya dijo que se anulará la hipoteca, ¿será el punto final de este escándalo? Lo cierto es que las preguntas que surgen de estas recientes resoluciones e investigaciones de la Contraloría seguirán apuntando al Ejecutivo y a varios de sus altos funcionarios, ¿durante cuánto tiempo, teniendo contados los días la Contraloría tal como la conocemos hoy? Saltando de un escándalo a otro, cuesta entender las tramas de cada uno de ellos, pero cuesta mucho más distinguir cuál es el mayor y cuál el menos lamentable para el futuro del país.;