Opinión

Al filo de la historia


— Roberto Sánchez Ramírez —

ŤLa historia de las revoluciones tiene una gran parte subterránea, no sale a la luz pública. Las revoluciones no son movimientos absolutamente puros; están realizadas por hombres y se gestan en medio de luchas intestinas de ambiciones, de desconocimientos mutuos. Y todo esto cuando se va superando, se convierte en una etapa de la historia, que bien o mal, con razón o sin ella, se va silenciando y desapareceť.;


Fue en un homenaje a Camilo Cienfuegos que Ernesto ŤCheť Guevara dijo ese comentario sobre la historia al quejarse que la rutina invade frecuentemente el recuerdo de los muertos. Peor es cuando el hecho heroico se tergiversa, manipula, ignora, se celebra con desfiles pero poca intención de seguir el ejemplo o borrado de la memoria histórica.;


En nuestro caso el sectarismo político y los intereses personales, han hecho que la historia se escriba acomodándola, desvirtuando o inventando hechos, omitiendo la realidad, falsificando documentos y destruyendo aquellos que no convienen, al extremo que nuestros archivos oficiales poco contienen y parte de ellos se encuentran en el extranjero. La historia de Nicaragua se sigue escribiendo a conveniencia del gobierno de turno.;


La mezquindad llena de indignación y tristeza en cada ocasión que deben seleccionarse los nombres que se destacan por sus méritos, no importa el campo de la actividad. Igual ahora que finaliza el segundo milenio se publican listados que han causado negativos comentarios, pues es notorio el peso de las posiciones económicas y sociales para figurar entre los homenajeados.;


No es posible tratar el tema sin citar el ejemplo que diera el Instituto Nacional ŤRamírez Goyenať, durante el segundo quinquenio de los ańos cincuenta, cuando docentes y estudiantes, a todo lo largo del país llegaron hasta el pueblo en rescate de nuestros héroes. Desde ir en 1955 hasta San Jacinto en medio del sonsocuite, levantar la estatua de Andrés Castro en 1956, Mongalo en Rivas, Zeledón en la Concordia, etc. etc.;


Para ser más concretos. ¿Cuánto ha costado reivindicar a Sandino?. A nivel mundial fue reconocido y llamado por Barbuse: ŤGeneral de hombres libresť, mientras en Nicaragua sus asesinos fueron los peores detractores. Todavía hay quienes lo manipulan como un héroe partidario, restándole su alcance a nivel nacional.;


Recién se han conocido entrevistas, publicaciones y entrevistas sobre el derrocamiento de la dictadura somocista, abriendo un amplio debate donde campean las rectificaciones y aclaraciones, en una forma poco seria de escribir la historia, queda evidente el protagonismo oportunista que conllevó el acceso a los altos cargos, al ejercicio del poder omnímodo político y económico.;


Debemos preocuparnos por el rescate de nuestra memoria histórica, meritoria es la labor de la UCA, hacen falta mayores recursos, recuperar la veracidad de los hechos, separar la realidad de lo imaginativo y mítico, más aún de las influencias partidarias y personales, que sólo saben manipular en su provecho.;