Opinión

Los leoneses en Matagalpa


— Ramón Téllez Morales —

Algunos ańos después del 30 de marzo de 1881, cuando el gobierno de Zavala, aplastó de manera sangrienta la justa rebelión de los indios de Matagalpa, en lento éxodo principiaron a llegar a la pequeńa ciudad, leoneses en busca de fortuna, prestigio e incluso amor.;


Eran excedentes humanos de una sociedad como la de León, anquilosada en su pasado colonial, plagada de prejuicios sociales, que, había hecho de la inmovilidad social, una situación de privilegio, que sus clases altas mantenían con rigidez de feudo inviolable.;


Estos emigrantes se comportaron en Matagalpa, como verdaderos pioneros. ;


Algunos, allí se casaron, hicieron nombre y fortuna, levantaron familias distinguidas. Su prosapia, su linaje fueron sus ejecutorias de trabajo honrado, su iniciativa, su diaria labor constructiva. Allí no fueron excluidos, fueron acogidos. Ayudaron a formar una nueva sociedad en la que cada quien recibió su aporte y méritos. El agradable clima de su nueva ciudad fue gratis para todos.;


Es cierto que no todos los que llegaron alcanzaron fama y fortuna, pero allí se quedaron trabajando exitosamente en sus oficios, levantando a sus familias, educando a sus hijos.;


En justo homenaje a esos hombres y mujeres, vamos a recordar a algunos de ellos:;
DON FRANCISCO SOMARRIBA GALO.- Aunque chichigalpino de nacimiento, siempre se le consideró leonés. Sus coetáneos afirmaban que en su adolescencia fabricó y vendió zapatos. Llegó muy joven a Matagalpa. Hombre de sobresaliente personalidad y viva inteligencia, pronto fundó su hogar, casándose con una damita de las mejores familias de la localidad. Pocos ańos después, don Francisco se había convertido en un próspero ganadero y líder político liberal. Fue electo Senador de la República en varias oportunidades,. Uno de sus hijos se graduó de médico y cirujano en Francia. Otro de sus hijos estudió en Estados Unidos. En sus últimos ańos, la magra y respetada figura de don Francisco, sugería exteriormente, vagas reminiscencias de don Alonso Quijano. Don Francisco falleció de más de cien ańos de edad.;


DON HERNAN DELGADO BACA.- En su juventud fue buhonero. Se estableció y casó en Matagalpa. El almacén que fundó tenía una extraordinaria clientela. Durante 50 ańos o más, su nombre fue referencia obligada para dirigirse a cualquier punto de la ciudad. Don Hernán tenía la particularidad de asistir de saco, corbata y sombrero a todos los entierros que había en la ciudad, ya fuera el difunto grande o pequeńo, rico o pobre. A dos de sus hijos, los envió a estudiar a Alemania.;


DON ARISTIDES ORUE ALVAREZ.- Fue dependiente de almacenes. Se casó en Matagalpa. Fue dueńo de un bar con billares al que llamó ŤEl Alacrán Rojoť. Al norte de la ciudad construyó una fábrica de hielo y sorbetes movida por fuerza hidráulica. Uno de sus hijos se graduó de abogado y notario, otro se graduó de doctor en farmacia. Don Aristides fue hombre de buen humor. Le gustaba reírse y hacía reír. Murió relativamente joven.;


DON SALVADOR CISNE.- Llegó muy pobre a Matagalpa. Para dedicarse al entonces muy productivo negocio de la sal, tomó dinero prestado. Progresó rápidamente. Compró casa, predios y fincas de café. Envió a sus dos hijos a estudiar secundaria a los mejores colegios de entonces.;


DON AGUSTIN MONTES.- De oficio carpintero. Se dedicó al comercio, ganado y café. Tres hijos profesionales universitarios: un médico, un farmacéutico y un abogado.;


DON RUBEN JAEN SALINAS.- Hizo dinero, mucho dinero, transportando mercaderías y café con sus recuas de mulas. Su pasatiempo favorito fueron las faldas. Aunque su figura no lucía adecuada para tales afanes, en los hechos, fue un exitoso gimnasta de alcobas. Un cuarto y una máquina ŤSingerť, era la dote habitual que recibían las agraciadas. Por esa vía se le escapó mucho del dinero que había hecho, pero, en México, graduó de cirujano dentista a uno de sus hijos.;
Otros leoneses fueron:;


Jerónimo Castellón e hijos (1); Jerónimo Montes, Carmen Montes, Leandro Delgado (2); Zacarías Guevara, Camilo Alvarez, Fco. González Granera, Dr. N. González G., Remigio Buitrago (3), Salvador Tellería (4).;


Baltazar Reyes, Eloy Hernández y hmns., Hermanos Vargas, Juan B. Morales, Pío Camacho, Tomás Donaire, Juan Donaire, Francisco Alvarez, Dr. Ernesto Salazar, Dr. Luis Salazar, Leonardo Cisne(5);


Trinidad Tijerino, Martha Tijerino, Rosa C. Toruńo, Hernán Membreńo, Secundino González, Dr. R. Pérez Torres, Adela de Mantilla, Mercedes S. de Morales, Angela Z. de Pineda, Ilustrísimo Isidoro Carrillo y Salazar(6), Eduardo Quintero.;


(1) El maestro músico Jerónimo Castellón y sus hijos, fundaron la primera orquesta de música bailable en Matagalpa.;


(2) Don Leandro Delgado fue uno de los mejores clarinetistas que ha tenido Nicaragua.;


(3) Remigio Buitrago, herrero de profesión. Hombre de extraordinaria fuerza física. Poseía un extravagante sentido del humor. Afirmaba con toda seriedad que no cambiaba su antiquísima máquina de escribir porque además de que estaba perfecta, la máquina poseía una excelente ortografía.;


(4) Salvador Tellería, hombre memorioso como pocos. Tenía archivaba en su memoria, con fidelidad, nombres, fechas, lugares, acontecimientos de la historia de Nicaragua. Fue también un artista del hierro forjado.;


(5) Leonardo Cisne era violinista y herrero, lo que no puede ser más contrastado. Del arco del violín pasaba al mazo de hierro de 5 libras con el que le sacaba al yunque sus más inspiradas melodías.;


(6) Ilustrísimo Isidoro Carrillo y Salazar, Primer Obispo de Matagalpa. Sus restos descansan en la Catedral de la ciudad.;


La lista de los leoneses que dieron su aporte valioso a Matagalpa es necesariamente incompleta. Ellos le imprimieron a la ciudad un sello característico que aún perdura. Sus nietos, biznietos y aún tataranietos, transitan actualmente por las calles de la ciudad. Por lo que no sería de extrańar que un grupito de ellos, acompańando las celebraciones de la patrona de Matagalpa, la Virgen de la Mercedes, enarbolen en la cima del Apante, el grito de: ĄVIVA LEON, JODIDO!;


Managua, 13-9-99.;