Opinión

Una noche con Erick Aguirre en la UPN


— Manuel Aragón Buitrago —

Dice mi estimado y simpatiquísimo amigo Juan Alberto Henríquez;
que yo soy el cronista de "Las noches parnasianas" en la UPN. Sea;
pues! Lo seguiré siendo siempre que la musa Clío me lo permita.;
No pueden quedar ignorado los alegres momentos de gratas;
vivencias que nos transportan al mundo de las ideas,;
sustrayéndonos por unos instantes de este nauseabundo mundo;
material.;


El 25 de agosto estuvieron al bate los vates Erick Aguirre Aragón;
y el Dr. Juan Carlos Vílchez, raro espécimen de galeno-poeta.;


Se encargó de presentarlos el afable panida Alvaro Urtecho,;
habiendo historiado en forma amena y sucinta las cualidades y;
frutos de cada uno de ellos.;


Aguirre nos deleitó con su poesía. Escritor y poeta, es joven,;
38 ańos, pues de Mod. 61. Reservado y cauto para emitir sus;
juicios, sencillo y de agradable conversación, impresionó con el;
poema en que recuerda a su hermano muerto durante la guerra.;


El poeta Juan Carlos Vílchez es esteliano de pura cepa.;
Caballeroso, de temperamento jodedor y con la sonrisa a flor de;
labio, da la impresión de ser un chavalo alegre y juguetón digno;
representante del clima fresco de su bella Estelí... Entre poesía;
y joder y joder y poesía, llamó poeta-saurio al aeda Iván;
Uriarte.;


No soy crítico de arte, ni acostumbro poner mi pie en terreno;
para mí desconocido, es por eso que no me atrevo a calificar la;
obra de ambos poetas.;


Se abordó nuevamente el tema de los Talleres de Poesía. Aguirre;
dijo estar de acuerdo con ellos, pero no al estilo sandinista,;
rodeados de una aureola circense.;


Se habló de que la poesía está en crisis en nuestro país. Me;
acordé de Darío: "No. La forma poética no está llamada a;
desaparecer, antes bien a extenderse, a modificarse, a seguir su;
desenvolvimiento en el eterno ritmo de los siglos. Podrá no haber;
poetas, pero siempre habrá poesía dijo uno de los puros". Se;
refería a Bécquer. Y prosigue: "Siempre habrá poseía y siempre;
habrá poetas. Lo que siempre faltará será la abundancia de los;
comprendedores".;


Nicaragua, país tradicionalmente de poetas, abunda en entusiastas;
comprendedores y buscadores de la buena poesía, lo que no hay es;
abundancia de publicadores. Los suplementos culturales están;
vedados a los poetas de la llanura que no tienen oportunidad;
alguna de proyectarse al conocimiento del común público, siendo;
condenados a un eterno anonimato. ;


Nos sirven solamente poesía sin condimento, anémica de belleza;
y contenido, que sólo sirve --como decía don Rubén-- para el;
olvido y para los ratones. Ya lo decía Lope de Vega, "La;
invención de Gutemberga --la imprenta-- ha servido para que a;
muchos le impriman sus ignorancias". El lamento del gaucho Martín;
Fierro, es un hecho histórico en Nicaragua: "Canta el pueblero...;
y es pueta; canta el gaucho... y ay Jesús! / lo miran como;
avestruz, / su ignorancia los asombra; / más siempre sirven las;
sombras / para distinguir la luz".;


Y surgió la pregunta: Debe el poeta ser político?;


El poeta como hombre es un animal político. "Si en estos cantos;
hay política, es porque aparece universal --dijo Darío-- pero;
también agrega: "Los pensamientos e intenciones de un poeta son;
su estética". Como hombre puede escoger el camino equivocado o;
conveniente en cuanto a lo material, a su bienestar personal. En;
Espańa Gerardo Diego y Dámaso Alonso se fueron al lado del tirano;
Franco, haciendo exclamar con indignación al gran Neruda: "Los;
Dámasos, los Gerardos, los hijos de perra, silenciosos cómplices;
del verdugo! En Argentina Jorge Luis Borge, dice de él otro;
argentino, Raúl González Tuńón en La Literatura resplandeciente:;
"Fue figurilla predilecta del oficialismo militarista". En;
Nicaragua también hemos tenido esa variedad de la especie humana.;
Todos los conocemos.;


Menudiaron las preguntas y respuestas. Cada quien dijo su sentir,;
cada cual expresó su pensar en un ambiente de armonía y amistad,;
haciendo decir a Erick Aguirre "cuán grato era sentirse entre;
colegas". Y yo que no creo en el monogenismo de la raza humana,;
con estos vivires he llegado a aceptar el monogenismo de la raza;
de los poetas.;


En Nicaragua no tenemos una Peńa Literaria como en La Habana, ni;
un Hyde Park Londinense, pero tengo la esperanza de que un día;
los ahijados de la musa Polimnia auspiciados por algún Mecenas,;
se reúnan en la UPN o en cualquier otro lugar bajo la consigna;
dariana: "Construir, hacer. Juntos para el templo; solos para el;
culto. Juntos para edificar; solos para orar!", invitando a;
entrar a ese templo, a los egoístas de hoy y a los egoístas de;
mańana.