Opinión

El código de la Nińez y la Adolescencia, recursos humanos y materiales


— Auxiliadora Meza G.* —

"Las cifras existentes sobre la calidad de vida de los nińos y;
adolescentes muestran un cuadro de restricciones y;
oportunidades que plantea grandes desafíos para el cambio de;
esa realidad". ;


El veintisiete del mes de mayo del ańo mil novecientos noventa;
y ocho, fue promulgada la Ley No.287, CODIGO DE LA NIŃEZ Y LA;
ADOLESCENCIA, el que en los artículos 231 y 234 seńala que se;
deberán establecer las partidas presupuestarias adecuadas,;
destinadas a la instalación de los organismos especializados;
creados, así como su entrada en vigencia CIENTO OCHENTA DIAS ;
después de su publicación.;


De tal manera que, tal como lo previó la ley, a finales del;
ańo pasado, empezó a ser aplicado, contando con solo dos;
tribunales especializados en Justicia Penal Juvenil.;


Que bueno! me dije. Nicaragua da muestras convincentes de;
cumplimiento de uno de los compromisos asumidos cuando;
suscribió y ratificó en 1990, la CONVENCION INTERNACIONAL DE;
LOS DERECHOS DEL NIŃO, y la vigencia de la misma mediante el;
Arto.71 de la Constitución Política de la República, reformada;
en julio del ańo 1995.;


Esta permitió sentar las bases para la adecuación jurídica de;
la legislación relativa a la nińez y la adolescencia, haciendo;
propio el contenido del Arto.3 de la misma que dice: Los;
Estados Partes se comprometen a asegurar al nińo la protección;
y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo;
en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u;
otras personas responsables de él ante la ley..." al entregar;
a la sociedad un texto legal novedoso, que reconoce a nińos,;
nińas y adolescentes como sujetos de derecho y cuyo contenido;
mereció amplias consultas con la ciudadanía en general.;


Es de observar que desde los primeros meses de su vigencia, el;
Código ha sido severamente cuestionado por uno y otros; sin;
embargo este cuestionamiento ha estado centrado en el Libro;
Tercero del mismo que trata de la Justicia Penal;
Especializado, la que se rige por los principios del interés;
superior del adolescente, el reconocimiento y respeto de sus;
derechos humanos, la protección y formación integral, así como;
la reinserción a la familia y la sociedad.;


Se ha hecho caso omiso de las disposiciones relativas a los;
Libros I y II de dicho Código, que tratan de los principios;
inspiradores de esta norma jurídica, así como del papel y;
responsabilidad de la familia, la sociedad y el Estado que se;
deben manifestar en las distintas actividades de las;
instituciones creadas por la misma norma.;


;
Ahora, y sin que hubiera transcurrido un ańo de haberse puesto;
en práctica, sin las partidas presupuestarias;
correspondientes, con ausencia de las instancias previstas en;
la ley o poca atención de parte de las existentes,;
desconociendo su rol protagónico, y por consiguiente sin crear;
los tribunales penales de adolescentes, se levantan voces que;
demandan desde la suspensión del Código, la reforma del mismo;
hasta su derogación.;


Siempre es lamentable la pérdida de seres humanos, como;
igualmente lamentable resultaría establecer penas iguales para;
adolescentes y adultos, cuando Nicaragua es Estado Parte de la;
Convención Internacional de los Derechos del Nińo y el Código;
de la Nińez y la Adolescencia, representa en este caso, la;
traducción jurídica de la Convención al contexto nicaragüense.;


No les parece más práctico, y mas socialmente útil, seńores;
lectores, dotar a las instituciones del gobierno central;
encargadas de esta labor, de los recursos humanos y materiales;
necesarios pasar el cumplimiento de su cometido; asignar las;
partidas presupuestarias adecuadas para que el Poder Judicial;
pueda también cumplir con su parte; que a la Policía Nacional;
se le concedan más recursos para la ejecución de un plan;
sostenido de vigilancia y control de este sector poblacional;;
que los diputados de la Asamblea Nacional aprueben la Ley del;
Consejo Nacional de Atención y Protección Integral y de la;
Defensoría de la Nińez y la Adolescencia; que se nombre de una;
buena vez el o la defensor de la Nińez y la Adolescencia y;
hablemos seis meses o doce meses más tarde para evaluar.;


Todo este conjunto de acciones son coadyuvantes de una;
política de atención integral y se encuentran;
interrelacionados. Se dice que no hay leyes malas, sino malos;
aplicadores de las normas; se ha demostrado también que el;
endurecimiento o agravamiento de las sanciones penales no;
acaban con la delincuencia, debemos pensar y practicar una;
política integral, transversal en donde todos y cada uno de;
nosotros estemos comprometidos. La solución no está en;
potenciar respuestas punitivas.;


Hace falta fortalecer la capacidad institucional para el;
efectivo cumplimiento de los compromisos y medidas;
establecidas en la Convención, así como la implementación de;
estrategias de comunicación y movilización social orientadas;
hacia la promoción de una nueva cultura de los derechos de la;
nińez y la adolescencia.;


;
*Abogada y miembro del Centro "Mujer y Familia".