Opinión

¿Por qué no el Canal Interoceánico?


— Ing. César Avilés Haslam —

El gran lago de Nicaragua y el majestuoso Río San Juan, han;
impresionado y cautivado a quienes han tenido el privilegio de;
navergarlos y a pesar de ser el mejor y mayor recurso con que;
cuenta nuestro país, hemos ignorado todo su potencial económico,;
y;
nos acordamos de que existen en forma esporádica, cuando nuestra;
soberanía es maltratada en mapas erróneos que representan nuestra;
frontera en forma equivocada, o cuando los ticos quieren ignorar;
y;
violentar nuestra soberanía sobre la totalidad del Río San Juan.;


Desde tiempos de la conquista hasta nuestros días se habla y se;
intenta la utilización de ese valioso recurso para la;
construcción;
de un Canal Interocéanico para naves de gran calado, y se;
efectúan;
estudios, y se analizan proyectos, que por una u otra razón;
siempre;
se abortan, mientras los nicaragüenses seguimos esperando a que;
algún inversionista se decida a invertir en la explotación de;
nuestra mayor riqueza.;


El proyecto de canal se ha postergado una y otra vez por diversas;
razones, casi todas para satisfacer intereses ajenos a Nicaragua.;


Con el transcurrir del tiempo se han explorado otras;
posibilidades,;
siempre enfocadas hacia el transporte acuático, como la de;
construir un canal interoceánico para barcazas de 6, 10 ó 12 pies;
de profundidad, estudiado por el cuerpo de ingenieros del;
ejército;
de los Estados Unidos durante la segunda guerra mundial,;
siguiendo;
la misma ruta original de San Juan del Norte-Lago de Nicaragua-;
Brito. Este proyecto reducido sustancialmente en sus alcances (ya;
no es interocéanico) es el mismo llamado ECOCANAL, que haría de;
Tipitapa o Granada una terminal marítima para barcazas, con;
trasbordos de contenedores en San Juan del Norte y está siendo;
promovido por los seńores Gabriel Pasos y Erwin Krüger.;


En fecha reciente dos grupos de inversionistas, han propuesto,;
y;
están negociando con el Gobierno, la construcción de lo que se;
conoce como Canal Seco y que no es más que un sistema de;
transporte;
multi-modal de contenedores utilizando un ferrocarril;
interocéanico;
con una terminal marítima en cada océano; estos proyectos se;
alejan;
del eje tradicional y siguen más o menos la ruta del ferrocarril;
sugerida por el Comodoro Pnim, Monkey Point-Pié de Gigante;
propuesta por el Consorcio CIN dirigido por el abogado;
estadounidense Dom Bosco y apoyado diz que por el Ejército de;
Nicaragua, y Monkey Point - Corinto propuesta por un grupo de;
inversionistas nacionales dirigido por el conocido empresario;
nicaragüense Ing. Gilberto Cuadra, llamado SIT - Intermodal.;


Los dos proyectos antes mencionados competirían ventajosamente;
con;
los varios canales secos que ya existen a través de los Estados;
Unidos y México, aprovechando la ventaja del recorrido por tierra;
que en Nicaragua es de 400 kilómetros (cruce en un día o menos;
de;
barco a barco) y en los Estados Unidos es de cinco mil y seis mil;
kilómetros (cruce en unos 6 ó 7 días, pudiendo reducirse a 3 días;
en casos excepcionales).;


Un canal interocéanico para embarcaciones de gran calado, podría;
resultar más ventajoso tanto a los inversionistas internacionales;
como a Nicaragua, pero no existe forma de saberlo sin un estudio;
de;
factibilidad serio realizado por personal capacitado y confiable.;


Es obligación de nuestro gobierno gestionar con la comunidad;
internacional o instituciones internacionales como Naciones;
Unidas,;
la obtención de los recursos necesarios para realizar este;
estudio,;
el que podría resultar en que el Canal de Nicaragua sea el;
proyecto;
de construcción sobresaliente del siglo 21 a nivel mundial, como;
el;
Canal de Panamá lo fue en el siglo 20, sin implicar que esto;
interfiera con cualquiera de los proyectos en proceso, cada uno;
de;
los cuales tienen sus propios méritos.;


Para salir de la miseria en que nos debatimos los nicaragüenses,;
es;
necesario que algún día pensemos en grande y ejecutemos grandes;
proyectos; sólo en esa forma podremos atraer recursos extranjeros;
en cantidades suficientes para poder sacudir nuestra economía,;
y no;
esperar veinte o veinticinco ańos para llegar a los niveles que;
alcanzamos en 1974.;


* Presidente.