Opinión

La Policía 20 ańos después...


— Humberto López R. —

* Nicaragua a partir del ańo 1984 ha experimentado un ritmo;
acelerado de crecimiento del delito, de tal manera que ańo con;
ańo se impone una nueva cifra récord y por ende, implica que la;
institución policial, atiende cada ańo un mayor número de delitos;
y utiliza una mayor cantidad de recursos técnicos, económicos y;
humanos"...;


* Así comienza hablando el documento de análisis del delito en;
Nicaragua en 1998 y que ha sido recientemente publicado por la;
Policía en ocasión de cumplir 20 ańos de servicio a la Nación.;


* Agrega que de 19 policías por diez mil habitantes que había en;
1990 ahora solamente existen 13 policías o sea el 31,1% menos;
mientras la comisión de delitos se ha incrementado de 28.005 en;
1990 a 66.040 en 1998.;


* Solamente lo anterior es suficiente para saber que los;
resultados mostrados por el informe, están por arriba de lo que;
podría esperarse de la reducción acelerada y drástica de los;
elementos policiales. Solamente esta actividad --que no es la;
única de la policía-- consume la mayor cantidad de los elementos;
disponibles!;


Con frecuencia se demanda la mayor presencia preventiva de los;
cuerpos policiales y yo he sido crítico en ese sentido, pero al;
ahondar en la relaciones: recursos vs. demandas de servicios y;
delitos a perseguir para la tranquilidad ciudadana --que no para;
su seguridad-- es evidente que estos cuerpos están casi en el;
desvalimiento, imposible por mucho que insistamos, de satisfacer;
las demandas de la población y el cumplimiento además, de las;
múltiples tareas que la policía debe cumplir según su misión.;


Espero que de la manera más objetiva se reciba este informe, que;
estos esfuerzos estadísticos, que no tienen ningún afán;
justificatorio, pero que ilustran grandemente la situación del;
delito en Nicaragua; se vea también cómo, al órgano encargado de;
estos menesteres no se le da el apoyo claro y suficiente para que;
cumpliendo con su deber pueda brindarnos de manera preventiva y;
luego cuando el caso lo amerite de forma represiva, un mediano;
nivel de tranquilidad y seguridad ciudadana.;


Ya anteriormente, haciendo uso de escasos recursos, la policía;
nos había brindado investigaciones que resultan un gran aporte,;
tanto para la ciudadanía como para aquellos que se encargan de;
aprobar las leyes y distribuir los recursos del presupuesto;
nacional.;


A 20 ańos de aquel histórico momento (que con gran beneplácito;
de la sociedad civil y orgullo de la Revolución triunfante) que;
vio nacer una policía con gran conciencia ciudadana alejada de;
los viejos mandatos, herencia de las "tradicionales";
contabularias que fueron impuestas por los gobiernos;
norteamericanos en lo países que usurparon y que siguen siendo;
hostigados por el poder económico norteamericano, este cuerpo;
sigue un camino de superación profesional, al servicio de la;
Patria, en medio de tropiezos y escollos que los gobiernos;
revanchistas le van imponiendo y que supera con calidad y sentido;
de verdadero servicio.;


Este informe nos hace pensar con mucho temor en los factores que;
propician, favorecen, orientan y determinan el aumento de la;
delincuencia en el país, y cómo tienden a aumentar y;
profundizarse.;


Estos factores se dan desde el seno de la familia hasta lo más;
central y/o marginal de la sociedad en general.;


Siendo el mayor número de delitos contra la propiedad y en;
segundo lugar aparecen los delitos contra las personas (36.8%);
y entre éstos los dirigidos contra las amas de casa son los más;
frecuentes!!! Estos hechos nos hacen temer que el engendro del;
delito está en el seno del hogar y el ejemplo, futuro mandato;
preńará la mente infantil para hacer del delito un acto casi;
"normal" y cotidiano...;


¿QUÉ NOS PUEDE ESPERAR EN EL FUTURO DE ESA NIŃEZ SI LOS MANDATOS;
RECIBIDOS DURANTE LA INFANCIA SON LOS QUE MARCAN EL RUMBO A;
SEGUIR EN LA VIDA? Cómo puede crecer sano un nińo que se cría en;
el ambiente donde la comisión del delito se considera sustantivo;
para la sobrevivencia?;


La pobreza tendiendo a la miseria (donde se debate la mayor parte;
de la población nacional), es la mayor enfermedad en nuestro país;
y afecta tanto lo psíquico como lo social con las consecuencias;
que no sólo se expresan en la camisón de delitos, sino en la;
ANOMIA que tiende a profundizar el estado de cosas.;


Analicemos con detenimiento este informe, el llamado es general;
pero en particular a los que somos más responsables por el futuro;
de nuestro país. Difundamos sus datos y apoyemos la gestión;
policial, que como ésta expresa, mucho delitos no se resuelven,;
ni se castiga al agresor y mucho menos se protege a la víctima,;
por falta de colaboración de los ciudadanos, los abogados, los;
jueces, los jurados y especialmente a veces por los factores de;
gobierno.;


Salud y continuidad en el esfuerzo, deseamos a todos los miembros;
honestos que componen el cuerpo policial nicaragüense, que sus;
conciencias les pagarán con mayor tranquilidad interior y la;
nación con el justo reconocimiento.