Opinión

El somocismo redivivo


— Ernesto Castillo —

Cuando Arnoldo Alemán, decidió incursionar en política, lo hizo indudablemente inspirado por el somocismo, en especial por el fundador de la dinastía, Anastasio Somoza García.;


El ejemplo, por llamarlo de alguna manera, de las trapacerías del oscuro inspector de sanidad y lector de medidores, que de salto en salto, alcanzó un poder que lo llevó a convencerse de que Nicaragua era su hacienda particular, debe haber llamado la atención del joven abogado liberal.;


A Somoza García, si lo medimos por el tiempo, le costó un poco más que a Alemán, no solo el acumular una inmensa fortuna, sino formar la corte de serviles que aplaudían, con devoción remunerada, sus actuaciones en manifestaciones políticas, inauguraciones de obras públicas para fines particulares y hasta la develización de su figura montada en el caballo a la entrada del estadio de beisbol o la aparición del retrato de su hija en el billete de un córdoba.;


Esas artes y mańas, y una amplia generosidad para premiar a los servidores fieles y sin escrúpulos. Convertir a los enemigos en incondicionales, pagando con dinero del estado, la conciencia de quienes optaron por la vía fácil de participar de los beneficios originados en la corrupción gubernamental, significó somoza por casi cincuenta ańos.;


Ahora Alemán es presidente y quiere seguir siendo presidente. Arnoldo Alemán, no tiene una GN que lo sostenga con las armas. Debe pensar que ya no es posible que el pueblo vuelva a tomar las armas; que El FSLN oficial ya no es oposición, porque el precio de su colaboración ya fue debidamente negociado.;


Mayor esfuerzo y tiempo tuvieron que emplear los Somoza en pactar con Cuadra Pasos, Emiliano Chamorro y Fernando Agüero que el actual presidente con Daniel Ortega. Claro que este tipo de beneficios políticos tiene un costo económico, en este caso, bastante mayor que el de los pactos del somocismo. Pero en ambas circunstancias, el dinero y bienes no salen de bolsillo propio sino del estado.;
Alemán va a tener palacio presidencial en menos tiempo del que le tomó a Somoza García construirse la Curva en la Loma de Tiscapa. El progreso en carreteras, energía eléctrica, agua y etcéteras, tardó bastante más tiempo en llegar a la Fundadora, Morrillo y tantas otras fincas de Somoza, que las más avanzadas tecnologías en infraestructuras, comunicaciones y otros adelantos de la técnica, además de las múltiples comodidades, que tienen las nuevas propiedades del presidente actual. Y aunque todavía nadie de la familia tiene impreso su retrato en algún billete de córdoba, ya su hija María Dolores va ser obsequiada por la Asamblea Nacional con la condecoración que se otorga a Jefes de Estado y de Gobierno.;


El viejo Somoza no desperdiciaba oportunidad de hacerse acompańar por dóciles jerarcas de la iglesia católica. Bautizos, bodas, inauguraciones, lo que fuera, para dar la imagen de bendiciones celestiales. El presidente actual también en eso ha ido más rápido. Lecturas litúrgicas en la Catedral, homilías hechas a la medida y hasta el traslado a Miami del vicario de la curia para bendecir los anillos del compromiso matrimonial presidencial, han sido servicios eclesiales prestados con generosidad al presidente.;


Ni Somoza García, ni sus hijos están ya en el país. Muchos ańos de corrupción y miles de muertos significó su presencia aquí. Tampoco está el caballo que sostenía la figura del dictador, ni siquiera sus restos mortales, pero el somocismo ha regresado y crece vertiginosamente.;


Aquellos que piensen que el presidente Alemán, personalmente no tiene las habilidades que permitieron a los somoza perpetuarse en el poder, o que no se dan las circunstancias que les ayudaron a sostenerse en contra de la voluntad del pueblo, pueden estar cayendo en una gran equivocación.;


Constituyentes y reformas constitucionales permitieron al viejo Somoza y a sus hijos ejercer el poder por largos ańos. Testaferros se encuentran tanto para disfrazar las riquezas, como para instalar en sillas presidenciales a monigotes.;
El presidente Alemán ha ido más rápido que los tres somoza y tiene obsesión de durar en el poder tanto como ellos. Estamos corriendo un serio riesgo de repetir la historia somocista, ahora protagonizada también por antiguos dirigentes del FSLN.;