Opinión

Teléfonos celulares


— Augusto Zamora R. —

Es el último grito. Casi alarido. Con gasolinera y rotondas,;
símbolo de la globalización en Nicaragua.;


En los hombres sustituye la pistola, el machete, el falo. En las;
mujeres perifollos y reclamos. En ambos es manifestación de;
status, muro separador del ser humano.;


El homo sapiens se divide en dos grupos: los que tienen "celular";
y los que no.;


Los primeros controlan la palabra. También esquinas, gasolineras,;
semáforos, salas de espera, estadios.;


Los otros los contemplan asombrados. Admiran el apéndice oscuro;
del que brotan voces sin hilos conductores.;


En este país de miserias y traiciones, los "celulares" son;
sucedáneos de Dios. Justifican la existencia: tengo "celular",;
luego existo.;


Es de escogidos poseerlo. Mandato divino mostrarlo a la plebe.;
Usarlo a plena luz. Nunca en mezquina soledad o en pecaminosa;
reserva.;


Hay que apoyar al profesante. Construirle podios en esquinas,;
torres en semáforos. Para que, encaramado, sean aplaudido.;


Para embobamiento de mendigos, huérfanos, putas, andrajosos,;
desempleados. Para mayor gloria de Nicaragua.;


Bienaventurados los que poseen "celular". Ellos gozarán cielo y;
tierra.;