Opinión

Problemática económica/social de Nicaragua


— Francisco Laínez —

L os nicaragüenses coincidimos en un solo punto sobre;
la actual situación económica del país: somos una sociedad atrasada con una mayoría en pobreza extrema.;


Estadísticas oficiales anotan que el nivel de ingreso por habitante de 1968 a 1998 cayó en un 45%, aproximadamente. Mientras la población se duplicó, en el mismo período, el ingreso per cápita se redujo casi a la mitad y con menos poder de compra. Así de patética es la realidad de nuestra problemática económica/social.;


Como ilustración, el ingreso por habitante como promedio aritmético, puede significar unos 39 dólares mensuales, o, 1.30 dólar por día.;


¿Cómo salir de ese atascadero que ha visto pasar generaciones por casi dos siglos? El Primer Mundo estuvo donde nosotros nos encontramos ahora y, ¿cuáles fueron los caminos que recorrieron los países miembros, en cuántas etapas, para llegar a donde están hoy?;


En nuestro medio circulan diversos criterios sobre posibles soluciones. Unos piensan en redistribución de la tierra o del ingreso nacional: otros, en dinero, crédito; otros, que depende de la corporación internacional (Estocolmo, por ej.); etc., etc., en fin, diversidad de criterios. Pero no se trata de preparar un coctel, sino construir algo muy propio a nuestra verdad.;


Reitero lo que escribí en Terremoto 72. Elites y Pueblo: ŤSaber administrar la pobreza es lo único que hace libre e independiente al pobre. La impaciencia o el entusiasmo hacen creer que los problemas se pueden resolver dando saltos. ĄGrave error!, * A su tiempo maduran las brevas *. ;


El problema económico / social de Nicaragua se resolverá, únicamente, con producción, trabajo, ahorro interno, bajo un equilibrio de sacrificios y en el largo plazo. En parábola, lo que Nicaragua está necesitando son campesinos, no genios ;
ni científicos de alto costo en dólares, que al final, dejan los cargos públicos enriquecidos para vivir en mundo de la impunidad, mientras el pueblo continúa empobreciéndose.;


Dirigir la economía nacional en función de equilibrios macroeconómicos es un criterio; pero, manejarla integralmente y planificada, como sistema o suma de equilibrios, como cuerpo humano, es otro, muy diferente.;


Domina al mundo de hoy el criterio que haciendo más ricos a los ricos, la mano invisible solucionará los problemas a los pobres. En el albor del siglo XXI se comienza a regresar a la edad paleolítica, que pinta un Siglo de Dinosaurios. ;
Multimillonarias transacciones recuperan el poder a monopolios y carteles a pesar de normas antimonopólicas en algunos países del Primer Mundo, habitat natural de Dinosaurios.;


Los ricos quieren acumular más fortuna, la meta del empresario son utilidades anuales cada vez mayores, ¿hasta dónde?; en cambio, los intereses de los pobres son de sobrevivencia, pero es a ellos, a quienes exigen sacrificios, paciencia, que carguen con las consecuencias de políticas económicas de shock, de ajustes; con la devaluación diaria del córdoba que le arrebata poder de compra, igual que lo hace la inflación. Los pobres tienen que bregar duro por unos cuantos centavos más.;


Las soluciones en Nicaragua;
son muy complejas, y lo son, porque a nuestra sociedad la domina el individualismo, el canibalismo, una sociedad que vive en permanente conflicto de intereses ;
bajo la ley del más fuerte. Nuestras soluciones no van a salir de la manga de la camisa ni de milagros, y menos, venir del extranjero.;


El desorden y tráfico de influencias que prevalecen en la economía a partir de 1990, muestra su principal logro, su trofeo, en la corrupción.;


Frente al panorama económico de hoy y su futuro, los criterios y soluciones a nuestra problemática dependerán del lado que se encuentre cada quien en la sociedad, y no pensar en confrontaciones, sino en equilibrios en la sociedad como un todo. El cansancio ;
y la desesperanza podría agotar ;
la tolerancia y paciencia de los pobres.;


19 Abril de 1999.