Opinión

Control en la Crisis


— Joaquín Absalón Pastora —

El ojo ŤBíblicoť del capitalismo, ŤEl Financial Timeť tiene a veces, cualidades proféticas. Pronosticó en su tiempo el auge del sudeste asiático y ahora apuesta al renacimiento y florecimiento de América Latina en la recepción del nuevo milenio.;


La apuesta no se solaza o relaja en la mesa donde los dados son incinerados por la mentira o el rito tropical del ŤChanchulloť. Funda su perspectiva en una realidad silenciosa observada en un área imponente en espacio y recursos naturales y en la estrepitosa caída -vía parlamento- de varios regímenes corruptos. Aísla el dictamen la típica modalidad de verlo todo con holgado optimismo y holgado pesimismo: simplemente ve y siente la realidad.;


Veamos los Ťejes de la carretať en su aspiración de acabar con la miopía de la lentitud.;


La puntualidad cotidiana, o lo que es lo mismo, la rutina, ubica a un fantasma con derivaciones dispersas. Sobresale en el organigrama negativo el oportunismo de la delincuencia política a través de la corrupción. De ella se deduce la incompetencia de los líderes para gobernar. Ese complejo aparece en cada pregunta formulada por las máquinas recolectoras de opiniones dentro de las cuales figura un sello de fábrica ŤGALLUPť. Todo lo que sale de esta suma de criterios generalmente inducidos cuenta con una ancha cuota de credibilidad.;


Las empresas encuestadoras ponen almíbar y amargura en el son existencial de cada amanecer. La tendencia es debilitar la Auto-Estimación. Decir Ťvamos de mal en peorť, Ťno tenemos líderes decentesť, Ťestamos llenos de ladronesť. Y la afirmación se hace cuando los brazos están caídos y no hay predisposición para el trabajo. El murmullo gris se pone en las pizarras demostrativas de la burocracia.;


Tanto lo uno como lo otro: corrupción y negación de la dirigencia parecen especies en Ťvías de extinciónť.;


ŤEl Financial Timeť reúne a un grupo enjundioso de lectores. No hay acucios de las cifras y de los escenarios por venir que no reciban con interés cada una de sus prendas investigadas, formuladas con rigidez digital. Por ello esa publicación está lejos de la línea de abrigar expectativas, ilusiones, esperanzas. Lo que expresa está basado en los hechos crudos aunque la exposición conmueva los distintos auditorios del universo financiero. El pulso es pragmático. Los condenados a la quiebra o los glorificados por el auge tienen nombres y apellidos.;


Desde mil novecientos noventa y seis la publicación viene pronosticando una era de renacimiento y superación para América Latina, aunque haya contradicciones entre lo dicho por ŤFinancialť y lo reproducido por ŤGallupť.;


Otro fenómeno coincidente con la fatalidad que expone como cabecilla a la corrupción, es la apatía de los votantes en el sistema sagrado o sacralizado de la democracia. En la parte posterior de este drama están inoculadas las movilizaciones de protesta en las que brilla el filo de las piedras anexadas ahora a la cultura universitaria. Pero en sentido paralelo ante semejantes adversidades (la destrucción es adversaria de la normalidad), aparecen realidades silenciosas que siendo positivas, no están en el informe diario de los medios de comunicación porque la tendencia es destacar lo negativo y ocultar lo contrario.;


De ahí que el silencio sea un inmenso tubo donde salen ya asfixiadas las creencias.;


La futura esplendidez económica de América Latina tiene su mayor sustento en la ;
reflexión y la creatividad latinoamericana.;


El reciente Jueves Santo (ejemplo) fue un día celebrante -en lo santo y lo pagano- extendido a todo Centro América. Muertes paridas por el acto de la ŤBorracherať pusieron a Guatemala como la hermana mayor en desgracias paradojalmente producidas por el sacrificio de Cristo. Pero hubo una excepción y está seńalada en el informe del ŤFinancialť: Panamá evadió la regla. En un país donde el dollar registra categoría volandera, las estadísticas seńalaron que el Jueves Santo primero de abril, el trabajo maniato en todas partes como suele ocurrir en cualquier día común. Panamá se supeditó a la rutina de la capacidad productiva resistiendo las tentaciones de las holgazanería.;


Altos edificios albergan ojos en las terrazas para ver las playas dentro de la ;
óptica productiva. Y nadie dice nada del auge panameńo como un ejemplo que toma de Chile. Ya son dos.;


Cómo no recordar a Maniató cuyo nombre aparece en el diario discurrir: ŤLos grandes cambios no vienen acompańados de los cańones sino por el silencio cansado de andar de las palomasť.;


Juega extraordinario papel en el augurio la sociedad civil no con la que amenaza con romper todas las instituciones del Estado si no con la que pretende guiarnos a la concepción del triunfo. La imaginación en la estructura de los costos, la participación del sector privado en la superación de la fuerza manida, son manead.;


Otra aparición es la descentralización administrativa y el deseo voluntario de participar en la solución de los problemas.;


Panamá le está siguiendo los pasos a Chile, próspero no sólo por el tirano cuestionado en jurisdicción internacional, sino porque los chilenos se dedicaron a producir.;


Algún día le corresponderá a Nicaragua minada en el trayecto de la superación, ejerciendo control sobre la crisis, sin matar a nadie.;