Opinión

Luis Pasos Argüello


— Alfonso Dávila Barboza* —

Con todo respeto y simpatía profesional, escribo estas líneas que son en definitiva sentido recordatorio a la memoria del admirado y prestigiado Maestro de Derecho, doctor LUIS PASOS ARGUELLO. Le conocí en Granada entre los ańos de 1982 y 1983, cuando era miembro el suscrito de la Sala Penal de la Corte de Apelaciones de Granada.;


Llegó el maestro en gestiones a la Sala de lo Civil y luego pidió saludar a nosotros los Magistrados de la Sala Penal, y muy efusivamente nos brindó sus saludos y luego en otras ocasiones repitió muy caballerosamente los saludos seńalados. Y cuando vine a ocupar la Presidencia del Tribunal de Apelaciones de Managua en junio de 1985, en el curso del desempeńo de labores fueron cotidianas las visitas a mi despacho del maestro PASOS ARGUELLO, lo que me llenaba de regocijo y satisfacción personal y profesional.;


En una ocasión gestionó unos Alegatos en Estrado para defender los intereses de un Magnate Financiero de Nicaragua que ostentaba un Poder Generalísimo y a quien se demandó por estimarse que tal apoderado se había excedido en sus funciones y había invadido al campo de la Administración de Empresas de quien le había otorgado el Poder aludido.;


PASOS ARGUELLO sostuvo el valor y alcance de lo que significa el ŤAlter-Egoť y en particular la buena fe, que según él se plasmaron en los actos administrativos que fueron el móvil de la demanda en contra del Apoderado Generalísimo que interpuso en su momento el Doctor Frank Duarte, joven abogado de mucho estudio y talento.;


El Alegato se desarrolló en un tiempo de más de tres horas y salieron a relucir articulados del procedimiento Civil, Jurisprudencia Nacional, Doctrinas Internacionales y citas de Boletines Judiciales de la Corte Suprema de Justicia.;
Ahí vi al Maestro PASOS ARGUELLO como un verdadero Maestro de Derecho, dedicado y honesto en sus intervenciones, lejos de la vanidad y del orgullo profesional y tiene que decirse que el joven Duarte hizo sus alegatos como correspondía y guardando el respeto a su contra parte, el Maestro Pasos.;


Más tarde se interpuso ante la Sala Penal Recurso de Hábeas-Corpus a favor de un ciudadano italiano detenido a quien se le tramitaba extradición por supuesto delito en su país de origen, y en consulta con mis compańeros Magistrados decidimos por unanimidad nombrar al Doctor PASOS ARGUELLO Juez Ejecutor de dicho Recurso y el cual iba dirigido en contra del Presidente de la Corte Suprema de Justicia de entonces Doctor ALEJANDRO SERRANO CALDERA. Me comuniqué vía telefónica con el nombrado Juez Ejecutor y le solicité su colaboración en caso tan delicado, y me contestó que aceptaba y que tomara en cuenta el penoso caso que viviría de intimar a la máxima Autoridad del Poder Judicial.;


Todas las diligencias de rigor las realizó el Maestro a perfección, pidió audiencia a Serrano, se entrevistó con él, solicitó las diligencias levantadas y soportado legalmente por las disposiciones del Código Penal y el Código de Bustamante, resolvió a favor del detenido por vencimiento de términos pues el reo estaba a la Orden del Presidente de la Corte Suprema de Justicia.;


Estos dos aspectos dados a conocer fijan de cuerpo entero al noble Maestro, al hombre inteligente y al culto amigo que hoy nos damos cuenta y sabemos del gran vacío que deja en la vida y la historia jurídica de Nicaragua.;


ĄMAESTRO AMIGO, DUERMA TRANQUILO SU SUEŃO DE SIGLOS!;


* Asesor Legal Penal;