Opinión

La herencia filibusteros


— Mario Urtecho —

Este asunto de la corrupción es tan viejo como el pino. Dice don;
José Dolores Gámez en su Historia de Nicaragua, que "al desorden de;
la administración pública, crecidos impuestos y corrupción de las;
principales autoridades, se agregaron los fuertes terremotos de;
1663 que sembraron el terror en León y Granada y subieron el cauce;
del río San Juan, al extremo de hacer imposible la navegación para;
embarcaciones mayores...". A estas dificultades se agregaba la;
presencia de los filibusteros, posesionados de las bocas del Taure;
y del San Juan, desde donde cazaban a las embarcaciones que;
entraban y salían por esas vías en su ruta de comercio hacia;
Cartagena.;


El término filibustero parece proceder del holandés vrybuiter (vry,;
libre y buiter, botín), lo que puede entenderse como libertad para;
apropiarse del botín. Sus tropelías por estas tierras datan de 1643;
con el saqueo de Matagalpa, a la que siguió Granada, asaltada por;
las huestes del holandés Davis en 1665 y la destrucción de la;
fortaleza del Castillo y Granada en 1670 a manos de Gallardillo. En;
1863, Charpe entró hasta El Realejo y 400 filibusteros ingleses;
incendiaron Granada. En 1685 Dampier saqueó León, incendió la;
catedral, el convento de La Merced y El Realejo. En 1689, los;
piratas del mar del norte subieron por el Río Coco, se unieron con;
los atacantes de León y redujeron a escombros la antigua y rica;
ciudad de Segovia.;


Es decir que Nicaragua, además del ultraje de los conquistadores;
espańoles, los apocalipsis volcánicos, hecatombes terráqueas,;
inundaciones, sequías, eclipses y maremotos, también ha padecido la;
invasión de filibusteros llegados desde los mares del otro lado del;
mundo. Y los tomo como referencia porque el árbol genealógico de;
esa estirpe se enraizó en nuestro suelo, prolongándose su ramaje;
hasta nuestros días. De ellos descienden William Walker, los;
marines yankis, los vendepatria, los Somoza, mercenarios y;
narcotraficantes y aquellos políticos y funcionarios;
gubernamentales, que al igual que sus tatarabuelos libremente se;
apropian del botín y aunque vistan de smokin llevan en el ojo el;
parche de los piratas!.;


Y es que quienes gobiernan lo hacen con mentalidad de bucaneros.;
Están más interesados en el engrosamiento de sus cuentas bancarias;
que en el crecimiento de "Nicaragua, sus gentes y paisajes". Su;
lógica es que son muchos los diablos y poca el agua bendita. Por;
eso andan desbocados enriqueciéndose antes que termine el mandato;
presidencial o pierdan el favor del patrón. Ante tanto despojo,;
mucha genta ha perdido la credibilidad en los que fueron sus;
referentes políticos y las campańas electorales han sido;
convertidas en ferias de pueblo en las que una pandilla de;
estafadores ofrecen espejismos y estimulan ilusiones a cambio del;
voto a una población empobrecida de la que no se acordarán cuando;
estén en el poder.;


Y si por la víspera se saca el día esto parece ir para largo. Es;
lamentable que el seńor presidente se niegue a declarar su;
cuestionado patrimonio y en vez de ello recurra a la Corte Suprema;
de Justicia a preguntar lo que todo el mundo sabe, que la;
Constitución está por encima de todas las leyes. O sea que esa;
declaración será al final de su mandato, dentro de dos ańos y si;
las cosas son como se dicen entonces el enriquecimiento ilícito;
continuará sin que nadie pueda frenarlo. Después habrá alguna;
componenda con los nuevos gobernantes y sólo quedará el recuerdo;
del despojo a que una vez más fue sometida Nicaragua.;


Los ciudadanos nicaragüenses estamos en la obligación de exigir el;
cese de la depredación, usando todas las vías y espacios cívicos;
existentes. Necesitamos sacudirnos el letargo, salir de esta apatía;
paralizante y alzar nuestras voces para que sean escuchadas por;
quienes nos gobiernan. Es la hora del BASTA YA! contra los;
corruptos, mal ya endémico, que como el cáncer amenaza con destruir;
al organismo social nicaragüense. Los nicas queremos gente honesta;
en el gobierno, interesada en el desarrollo y el crecimiento;
nacional, que abra fuentes de trabajo, reduzca el éxodo de la;
juventud, garantice salud y educación, que combata a tantos;
delincuentes de corbata. Los nicas queremos heredar a nuestros;
hijos un país en el que se sientan protegidos y orgullosos. Por eso;
vamos a trabajar sin importar creencias y colores políticos, vamos;
a luchar unidos por el espíritu de la nicaraguanidad!;