Opinión

La construcción , ¿está priorizada?


— Bayardo Altamirano —

S egún el gobierno el sector priorizado para impulsar la reconstrucción del país es la Construcción y resulta lógico que así sea.;


En el Presupuesto para este ańo, que está discutiendo la Asamblea Nacional, la tajada del león se la lleva el Ministerio de Infraestructura. Alemán inauguró hace poco una ventanilla única para realizar los trámites de permisos de construcción de edificios y viviendas. Existen varios proyectos de reparación y apertura de carreteras.;


Esto es algo y pero es nada, pero no es suficiente. Si no veamos algunos problemas que tiene el sector.;


1.- Existe un déficit estimado entre 400.000 y 500.000 viviendas en el país, que crece en 23.000 cada ańo. La respuesta constructiva es bastante, limitada pues en el mejor de los últimos dos ańos se han hecho unas 6.000 casas. O sea que el déficit pica y se extiende.;


2.- El gobierno no ha definido una política de financiamiento para la vivienda. Si se acude a Bavinic, más que facilitar los préstamos, los dificultan. Todo lo han dejado a la iniciativa de las empresas constructoras, que claman como Atlas cuando lo pusieron a cargar el mundo. No encuentran clientes que puedan cubrir las mensualidades exigidas por los bancos, dado el nivel elevado de éstas, en comparación con los salarios promedio de la gente.;


3.- La industria nacional de materiales de construcción es bastante limitada. Produce cemento y extrae lo que nos proporciona la naturaleza: piedra, madera y arena. Hay una producción artesanal de adobes, tejas, ladrillos y bloques, sin control de calidad. Pero la mayoría de lo requerido para construir, varillas y perfiles de acero, artículos de aluminio y bronce, material eléctrico y sanitario, tubos de asbesto y pvc, alambres de cobre, etc. viene del extranjero. También las herramientas de trabajo. ;


4.- Sobre las empresas constructoras recae una lluvia copiosa de impuestos que terminan de hacerla cara y poco rentable.;


Si de verdad se quiere priorizar la construción e impulsar las actividades de reconstrucción hay que darle respuestas a estos problemas. Es mucho lo que puede hacer el gobierno en este sentido.;


Finalmente, debe acabarse con el malinchismo de dar preferencia a constructoras extranjeras sobre las nacionales. Debe ser al revés. Dar preferencia en el diseńo, construcción y supervisión a quienes vienen realizando una tarea desde todo punto de vista patriótico, generan empleo que tanta falta hace. En cuanto a los trabajadores es muy importante ;
que se les paguen, los justos salarios que vienen reclamando, para que la lluvia sea pareja y nos moje a todos.