Opinión

Yugoslavia: guerra ilegal


— * Gustavo-Adolfo Vargas —

U na sociedad global necesita valores universales para mantenerse ;
unida, una sociedad sin valores no puede sobrevivir. La Carta de las ;
Naciones Unidas firmada el 26 de junio de 1945 en San Francisco/California por representantes de 50 naciones (entre ellas Nicaragua), recoge los valores universales de este siglo con el objeto de erradicar la guerra como mecanismo de solución de diferencias entre los países.;


Las Naciones Unidas fueron creadas para preservar a la humanidad del flagelo de la guerra y garantizar que se usara solamente la fuerza de las armas en la defensa de un interés común que sería determinado y regulado por la misma. Esto significa, que sólo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por medio de los procedimientos establecidos por la Carta, puede autorizar el uso de la fuerza militar. Los miembros de la ONU deben de abstenerse de recurrir a la amenaza y al empleo de la fuerza en sus relaciones internacionales (artículo 4 de la Carta), compete al Consejo de Seguridad (Capítulo VII) decidir las medidas que serán tomadas de acuerdo con los artículos 41 y 42 de la Carta.;


La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es un organismo regional y sus decisiones deben estar subordinadas a los fines y principios de la ONU (artículo 52 de la Carta). Ninguna acción coercitiva puede ser realizada por decisión de un organismo regional sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU (artículo 53). La decisión de atacar a un Estado miembro de la ONU no tiene legitimidad alguna de acuerdo con los principios generales del Derecho Internacional Público, ya que viola la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones tomadas por la ONU, especialmente los principios de No-Intervención, el no uso de la fuerza y el respeto a la soberanía de los Estados Miembros.;


La historia nos ha demostrado que el problema de Los Balcanes no se arregla con el uso de la fuerza. En una región donde existen diferentes etnias, lenguas, religiones, ideologías, usos y costumbres, los pueblos que lo conforman solamente pueden coexistir por medio de un Pacto Social libremente consentido. ;
La guerra ilegal iniciada por los Estados Unidos y sus aliados contra Yugoslavia, es una guerra de agresión desde el punto de vista del Derecho Internacional y un desafío al Sistema de la Organización de las Naciones Unidas que tanto ha costado edificar. Las razones humanitarias invocadas para dicha agresión, no resiste al análisis más elemental del Derecho. En efecto, el Derecho Humanitario no autoriza la agresión de ningún Estado bajo ningún pretexto, solamente la ONU, de acuerdo con sus procedimientos, puede autorizar las medidas coercitivas y el uso de la fuerza.;


La tradición cultural de los países agresores de la OTAN no puede imponerse indiscriminadamente al resto del mundo en nombre de los valores universales que ellos pregonan (sus valores). Las decisiones regionales (OTAN) no pueden estar sobre los principios de la ONU. Las decisiones colectivas que autorizan el uso de la fuerza deben tomarse de acuerdo con la Ley y el Derecho, guiadas por los intereses de la sociedad internacional en su conjunto y no por los estrechos intereses de unos cuantos países. Nadie tiene el monopolio de la verdad, los valores deben ser reflexivos y están sometidos a cambios en el curso de la historia. El mayor desafío para el próximo milenio es construir un conjunto de valores fundamentales que puedan aplicarse a una sociedad global. Pero mientras no se estructure otro modelo de Organización Mundial, debemos respetar la actual que tanto ha costado levantar en el presente siglo y tantas guerras ha evitado.;


Cuando se fundó la ONU los Estados Unidos contaba con una mayoría automática en la Asamblea General, motivo por el cual el proceso de toma de decisiones se trasladó a la Asamblea (caso de Corea). Con la descolorización y la admisión de nuevos miembros, los Estados Unidos fueron perdiendo el dominio de la Asamblea General, especialmente con la creación del grupo de países no alineados, razón por la cual se trasladaron las decisiones importantes al Consejo de Seguridad en donde tenían derecho a veto (caso de Israel, Africa del Sur y otros). Con la desaparición de los países socialistas se rompió el equilibrio Este-Oeste y el mundo se volvió unipolar, razón por la cual los Estados Unidos perdieron su interés por la Naciones Unidas, especialmente porque Rusia y China conservan el derecho de veto en el Consejo de Seguridad, razón por la cual ha prescindido de ella en su última aventura bélica en Yugoslavia, violando junto con sus aliados los principios que ellos mismos contribuyeron a crear, pero que ya no convienen a sus intereses. La decisión de la OTAN es una burla al Sistema de Naciones Unidas, un menosprecio de sus miembros, una grave violación de sus principios y procedimientos, una seńal que en la nueva organización de la Sociedad Global, del próximo siglo, estarán ausentes la mayoría de las naciones, y que sus decisiones serán tomadas por las más ricas y desarrolladas ĄEs el fin de la democracia onusiana!;


La ilegítima e ilegal decisión de la OTAN es una seńal de cómo se pretende construir la nueva Organización Mundial, se busca cómo reemplazar el principio universalmente reconocido de la igualdad jurídica de los estados por el que todos los países son iguales, pero algunos son más iguales que otros! (parafraseando a George Orwell en su libro ŤAnimal Farmť).;


* Gustavo-Adolfo Vargas. Jurista y politólogo. Ex-embajador Representantes Permanente de Nicaragua ante las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza) y Viena (Austria) entre 1980-1990.