Opinión

La pertinencia social de la educación superior


— Carlos Tünnerman Bernheim —

Cuando se aborda el tema de la pertinencia o relevancia de la;
educación superior, existe a veces la tendencia a reducir el;
concepto a la respuesta que ésta debe dar a las demandas de la;
economía o del sector laboral.;


Creemos que la pertinencia de la educación superior trasciende;
esas demandas y debe ser analizada desde una perspectiva más;
amplia, que tenga en cuenta los desafíos, los retos y demandas que;
al sistema de educación superior, y a cada una de las;
instituciones que lo integran, impone la sociedad en su conjunto.;


Este es el concepto que emerge de las consultas regionales y;
trabajos preparatorios de la Conferencia Mundial sobre la;
Educación Superior, que tendrá lugar en París a principios de;
octubre. Así, el "Documento de Política para el cambio y;
desarrollo en la Educación Superior", elaborado por la UNESCO,;
asume esta posición, cuando nos dice que el concepto de;
pertinencia debe ser elaborado "desde el punto de vista de lo que;
la sociedad espera de la educación superior", y agrega: "la mejor;
manifestación de la pertinencia de la educación superior tal vez;
sea la variedad de 'servicios docentes' que presta la sociedad".;


La Conferencia regional latinoamericana y caribeńa sobre la;
educación, siguió este criterio cuando en su informe final expresó;
que "una definición de pertinencia radica en el papel que cumple;
y el lugar que ocupa la educación superior en función de las;
necesidades y demandas de los diversos sectores sociales". Es más,;
para precisar el concepto, agregó lo siguiente: "Las acciones que;
se formulen carecerá de real sentido social si no son;
anticipatorias de escenarios futuros y no manifiestan su intención;
de modificar la realidad. La pertinencia social es un requisito;
para la evaluación institucional".;


A su vez, la Conferencia africana seńaló que la pertinencia;
implica adaptar los propósitos de la educación superior a las;
necesidades y limitaciones del entorno local, nacional, regional;
e internacional. Y en plena coincidencia con el criterio;
latinoamericano y caribeńo agregó: "Las instituciones de educación;
superior deben ser evaluadas ante todo con la ayuda de indicadores;
de eficacia externos. Esto implica su apertura a la 'ciudad de los;
hombres', no solamente frente a los actores del desarrollo;
económico del país, sino también a todos aquellos que actúan para;
asegurar a los africanos condiciones de vida mejores en un;
espíritu de equidad, para desarrollar una ciudadanía responsable;
y para asegurar una cultura de paz y un desarrollo humano;
sostenible".;


La declaración de Tokyo sobre la educación superior fue más;
concisa en su definición. "La relevancia se refiere a la relación;
que existe entre el trabajo realizado por las instituciones de;
educación superior y lo que la sociedad espera de ellos". Y tras;
seńalar algunas de las manifestaciones de la relevancia, la;
Declaración juzgó oportuno advertir que "la libertad académica y;
la autonomía institucional responsable, particularmente en la;
esencia misma de las funciones académicas, son cruciales para;
alcanzar el objetivo de la relevancia".;


En realidad, sólo mediante el pleno ejercicio de la libertad;
académica y de una auténtica autonomía es que las instituciones;
de educación superior pueden adecuadamente, desde sus propios;
proyectos educativos y de la misión y visión que de ellos se;
desprende, promover su pertinencia a la luz de las necesidades de;
la sociedad. En este sentido, la autonomía, asumida;
responsablemente y como una autonomía dinámica y de presencia en;
la sociedad, lejos de ser un obstáculo a la relevancia de las;
instituciones de educación terciaria, es la mejor garantía para;
que el quehacer de la educación superior responda a las demandas;
y desafíos del entorno nacional, regional e internacional.;


Por otra parte, para todos es evidente la estrecha relación que;
existe entre pertinencia y calidad, al punto que podamos decir que;
la una presupone a la otra, como las dos caras de una misma;
moneda. Pertinencia y calidad deben marchar siempre de la mano,;
pues la pertinencia no se logra con respuestas educativas;
mediocres o de baja calidad.;


De ahí que algunos analistas sostengan que el concepto de;
pertinencia se vincula con "deber ser" de las instituciones, es;
decir, con una imagen-objetivo o imagen deseable de las mismas.;
Un "deber ser", por cierto, ligado a los grandes objetivos,;
necesidades y carencias de la sociedad en que están insertas y del;
nuevo contexto mundial.;


La preocupación por la pertinencia de la educación superior en la;
sociedad contemporánea, caracterizada como sociedad del;
conocimiento y la información, obliga a replantearse;
creativamente, los objetivos, la misión y las funciones de las;
instituciones de educación superior, a "reinventarlas", si fuese;
necesario, para que estén a la altura de las circunstancias;
actuales y del nuevo milenio, que ya alborea.;


Managua, septiembre de 1998.;