Opinión

Acerca del Contralor y la corrupción


— Guillermo Suárez Rivas —

Está abierto un paréntesis especulativo acerca de la suerte;
del Contralor. Versiones contradictorias circulan asociándola;
al relevo de la Presidente del Consejo Supremo Electoral.;
Pareciera, pues, que dos propósitos que han trascendido al;
dominio público, se cumplieran. El FSLN no sólo pretende la;
recomposición del aludido Consejo y, con ello, la remoción de;
la doctora Zelaya, sino también reformar la Ley Electoral,;
coincidiendo plenamente en esto último con el Presidente de la;
República, cuya insistencia en el retiro del Ing. Jarquín es;
notoria.;


Es indudable que con el desplazamiento del Ing. Jarquín de la;
CCR, se estaría poniendo en riesgo la credibilidad;
institucional. Se estaría sentando un precedente funesto,;
puesto que la inamovilidad en el cargo estaría supeditada a;
las conveniencias del mandatario de turno. Y ese es nuestro;
repetido drama histórico. El Ejecutivo centralizándolo todo.;
El Ejecutivo haciendo y deshaciendo con indisimulado;
menosprecio a la ley. Debido a eso que en Nicaragua la;
institucionalidad democrática es un entelequia. Las órdenes;
del déspota trasgreden la ley haciendo imposible el Estado de;
Derecho.;


Un gobierno transparente no permite empańamientos. Que la;
transparencia no es una palabra hueca sino debe ser una;
práctica cotidiana en el quehacer gubernamental. En este;
sentido el actual Contralor ha sabido responder cabalmente en;
cuanto a la fiscalización de las acciones del presente;
gobierno, conducta que ha concitado la ira de los deshonestos.;
Pareciera que la lenidad y la docilidad son las condiciones;
para que un funcionario permanezca en su cargo. Pensamos que;
con el Ing.Jarquín se ha roto con esa tradición que;
caracterizó a su antecesor. Durante el Gobienro anterior la;
CGR fue muda, ciega y sorda. No se le conoce ninguna acción;
relevante.;


Por otra parte, es censurable que durante el ańo de 1997 las;
transferencias de los entes autónomos a la Presidencia hayan;
superado los veinte millones de córdobas y en dólares hayan;
excedido los cinco millones. ¿Cómo ejercer un estricto control;
sobre el uso y manejo de estas millonarias transferencias?;
¿Por qué se sigue permitiendo esta anomalía extra-presupuestal;
denunciada por CONFIDENCIAL? Pero hay algo más: en el caso de;
los desembolsos hechos por el receptor, de tales;
transferencias, ¿son legítimos los soportes de egresos?.;
Cualquier iniciado en materia contable sabe que los documentos;
son susceptibles de fraudulencia?;


Así coom van las cosas, de este gobierno se puede esperar;
todo. Ya no nos sorprende este incontenible trasiego de;
millones. Pero si -es necesario resaltarlo- resulta;
inconcebible que en un país tan apremiado por tantas;
necesidades -como en el área de salud- se manipulen millones;
con destino incierto en cuanto a prioridades. Condenamos;
enérgicamente tales transferencias, ya que por su índole;
irregular, podrían prestarse a malos manejos. Por tales hechos;
reclamamos una CGR independiente, celosa de sus funciones que;
"no se haga de la vista gorda" y que, por el contrario,;
promueva la probidad administrativa.;


Lo que no entendemos de la CGR, es su frialdad, digamos más;
bien inoperancia, en lo atinente a las descomunales;
irregularidades y vicios del gobierno anterior. ¿Por qué no ha;
actuado la CGR? ¿Por qué? Quizás por falta de recursos. Quizás;
han prevalecido compromisos políticos que incidieron en su;
designación a Contralor/ Y, quizás, esos mismos compromisos lo;
mantengan aún en su delicada posición. No obstante, se incubó;
la quiebra del BANADES, promovida en gran parte por el;
compadrazgo político. Ahora que se ha actualizado este;
bochornoso asunto -muestra inequívoca corrupción- exigimos del;
Gobierno la divulgación íntegra de la Lista de morosos y su;
enjuiciamiento. También esperamos que se ponga al descubierto;
el manejo fraudulento de los Certificados de Bonificación;
Tributaria (CBT).;


Managua, Septiembre 30 del 98 ;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;
;