Opinión

¿Por qué más escuelas?


— Douglas Stuart H. —

Al producirse un cambio de Ministro de Educación Pública, se han;
publicado muchas reflexiones sobre lo que hizo o dejó de hacer;
el ministro saliente y sobre lo que deberá hacer el ministro;
entrante. Pero las ideas expuestas reflejan solamente una crítica;
o una recomendación sobre política educativa relacionada con;
asuntos académicos y conceptuales.;


Se habla, por ejemplo, de la integración de la educación en un;
solo sistema debidamente articulado y de la filosofía que ha;
animado la educación pública en los últimos 8 ańos,;
particularmente en lo relativo a la enseńanza religiosa. También;
se menciona la prioridad de la enseńanza primaria a la par de las;
restricciones a la educación superior.;


Asunto que ha despertado gran preocupación es la llamada;
autonomía escolar que, por la forma en que se está empleando el;
dinero (bonos para los maestros) constituye un medio indirecto;
de obligar a la población a financiar los sueldos precarios del;
magisterio, utilizando recursos que debería fortalecer el;
desarrollo general de los centros docentes. Entiéndase bien, los;
maestros deben ganar, aún en las condiciones críticas actuales,;
por lo menos, el triple de lo que están recibiendo actualmente.;
Pero el dinero debe salir del Presupuesto General de la;
República, erogando racionalmente los fondos. 60,000 córdobas;
para un Ministro y 400 para un maestro, representa el más cruel;
de los abusos del Gobierno.;


Muchas otras cosas se han mencionado, todas ellas de indiscutible;
veracidad y utilidad para una crítica objetiva del funcionamiento;
del sistema educativo nicaragüense, de sus fallas y;
posibilidades. Sin embargo, no se plantea el principal error del;
actual funcionamiento de la educación pública, a pesar de haberse;
seńalado en muchas ocasiones en los últimos 20 ańos.;


Se trata del increíble error de crear y mantener el sistema de;
jornada única en las escuelas del Estado. De nada han servido las;
publicaciones hechas en el período seńalado o el ejemplo digno;
de imitarse de algunas escuelas privadas que sí, atienden;
debidamente a sus alumnos.;


¿Cuáles son los males de la jornada única? Entiéndase por jornada;
única la prestación del servicio escolar en un solo período que;
puede ser de las 7 a.m. a las 12 m, o de la 12:30 p.m. a las 5:30;
p.m. Los perjuicios son tantos que podría escribirse un libro con;
el análisis, sin embargo, en estas brevísimas notas seńalaremos;
los principales perjuicios ocasionados a los alumnos con el;
sistema de tres turnos y del cual ni ellos ni sus padres están;
debidamente alertados.;


l No hay tiempo para dar entrevistas personales a los alumnos;


l No hay tiempo para realizar actividades co-curriculares;


l No hay tiempo para la orientación específica en la;
investigación, columna vertebral del aprendizaje;


l No hay tiempo para utilizar la biblioteca porque todo el;
período está dedicado al trabajo de aula;


l No hay tiempo para hacer deporte o gimnasia intramuros por las;
mismas razones;


l No hay tiempo para trabajar en el periódico mural u otros;
medios de difusión;


l No hay tiempo para organizar y utilizar el gobierno;
estudiantil. Decir que se hace, es mentir a todos;


l No hay tiempo para realizar las actividades recreativas y;
sociales;


l No hay tiempo para el cultivo de las relaciones entre alumnos,;
lo que las transfiere a otros ambientes extraescolares, donde se;
producen toda clase de viciamientos, desviaciones y;
frecuentemente, actos delictivos.;


En Conclusión. Se ha eliminado la parte más educativa del proceso;
de formación del nińo o adolescente, dejando solamente la lección;
dictada, de escasos beneficios educativos. Todo por no invertir;
dinero en la construcción de escuelas que permitan adquirir una;
educación formal consistente y amplia.;