Opinión

Cesión de bienes


— Mauricio Martínez Espinosa —

Cuando un deudor se encuentra en la IMPOSIBILIDAD DE PAGAR SUS;
DEUDAS U OBLIGACIONES, debido a un caso fortuito o fuerza mayor,;
esto es, acontecimientos imprevisibles e insuperables, de;
extraordinaria ocurrencia, puede pretender hacer CESION DE BIENES;
a su o sus acreedores. Esta figura está regulada por el Arto.;
2008 C., y constituye "el abandono voluntario" que hace el deudor;
de sus bienes al, o a los acreedores, para el pago de sus;
obligaciones".;


Tratándose de un solo acreedor, que tenga la libre disposición;
de sus bienes, puede convenir con su deudor, la figura de la;
DACION EN PAGO, la que elimina la cesión de bienes, trasmitiendo;
el dominio de los bienes comprendidos en la dación al acreedor;
y produciendo la extinción de las obligaciones a cargo del;
deudor. (Arto. 1813 Pr).;


REQUISITOS PARA LA SOLICITUD DE CESION DE BIENES:;


El deudor debe presentar al Juez competente, que lo es el lo;
Civil del Distrito de su domicilio, una exposición verídica,;
circunstanciada y Pormenorizada de sus bienes, lugar de;
situación, las deudas que lo gravan, seńalando los bienes;
inembargables que no entran en la cesión y las causas del mal;
estado de sus negocios. Es decir, se presenta un inventario;
simple del activo y pasivo, y las explicaciones claras y precisas;
del mal estado del patrimonio.;


TRATAMIENTO PROCESAL A LA PETICION:;


Frente al escrito de solicitud de cesión de bienes a su acreedor,;
el Juzgado dicta un auto poniendo la solicitud en conocimiento;
del acreedor, quien tiene el plazo de 6 días para oponerse a la;
petición; la que sólo puede fundarse en los requisitos que;
contempla el Arto. 2083 C. Esta oposición se tramita como;
INCIDENTE (Artos 1809 y 1810 Pr).;


Aceptada la cesión voluntariamente por el acreedor o por;
resolución incidental firme, se procede por el Juez a la;
realización de los bienes cedidos, aplicando las reglas del;
juicio corriente, obligación de dar, en su cuaderno de Apremio.;


El acreedor hace las veces de depositario de esos bienes, y tiene;
la representación legal de los derechos del deudor, pero no puede;
efectuar transacciones o compromisos sin autorización expresa del;
deudor.;


Los fondos que vayan produciendo las enajenaciones se van;
aplicando al pago de la deuda, sin necesidad de resolución previa;
del Juzgado.;


Para obtener la cesión, incumbe al deudor probar su;
inculpabilidad en el mal estado de sus negocios, siempre que;
alguno de los acreedores lo exija. Hay una disposición bien fija;
y es la seńalada en el Arto. 2083 Código Civil que la obligación;
de parte del acreedor (es) de aceptar la cesión, excepto en caso;
como: si el deudor ha enajenado, empeńado o hipotecado como;
propios, bienes ajenos a sabiendas; si ha sido condenado por;
hurto, robo, falsificación o quiebra fraudulenta. Si uno ha hecho;
una exposición circunstanciada y verídica del estado de sus;
negocios el acreedor está obligado a aceptar la cesión.;


La cesión no transfiere la propiedad de los bienes del deudor;
cedente a los acreedores, sino sólo la facultad de disponer de;
ellos y de sus frutos hasta pagarse de sus créditos.;


La cesión produce los efectos siguientes:;


El deudor queda libre de todo apremio; las deudas se extinguen;
sólo en la cantidad en que sean satisfechas con los bienes;
cedidos; si los bienes cedidos no hubieren bastado para la;
completa solución de las deudas, y el deudor adquiere después;
otros bienes, es obligado a completar el pago con éstos.;