Opinión

A 150 ańos de los Derechos Humanos de la Mujer. Vilma Núńez: Heroína de finales de siglo

"Hermosa encuentra la vida quien la construye hermosa"

— Otto René Castillo —

Deshumanización agobiadora;

Desde que se abren los ojos al alba todos los días, el agobiante;
mercado cultiva socarronamente a través de su propaganda, el;
irrespeto y la desconsideración entre humanos. En un anuncio por;
ejemplo, (por mencionar una de tantas irreverentes;
deshumanizaciones) el hijo chantajea al padre, amenazándolo con;
delatar su presencia al cobrador que llama por teléfono, si no;
lo lleva a gozar de una dádiva consumista que oferta una ;
gasolinera. Consuetudinariamente es el agobio que produce la;
racionalidad económica capitalista como un peligro de lesa;
humanidad. Y, para completar el patético cuadro, el resbaloso;
silencio (ante la arbitrariedad) engańa con su sonrisa;
endiablada. ĄCuánta falsedad encubre la aparente amistad! Casi;
nadie se preocupa por el prójimo. No es frecuente, la amable y;
sincera alegría por lo que acontece de agradable a los demás. Más;
que la persona, importan la tarjeta de crédito, el celular, la;
credencial (autorización oficial para el abuso de poder y la;
corrupción). Quienes aún son tomados en cuenta por el sistema;
(porque hay otros que no cuentan) son cifras; números en;
estadísticas de simples consumidores o posibles explotados. La;
espiritualidad es un mito y el verdadero amor un misterio difícil;
de descubrir, salvo en casos muy especiales.;

Reconfortante noticia;

Hace unos días --respetables lectoras y lectores de este espacio;
que aún permite la comunicación fraterna--, entre tantas noticias;
a cuales más sui géneris en este mercado de la vida, la alegría;
asomó a la puerta del alma: la Dra. Vilma Núńez de Escorcia fue;
escogida --de entre muchas mujeres del mundo-- como UNA DE LAS;
CIEN HEROINAS, por el Comité que, en el mes de octubre de este;
ańo, conmemorará el 150 aniversario del Primer Congreso sobre los;
Derechos Humanos de la Mujer, realizado cerca de la ciudad de;
Rochester, Nueva York, en 1848. Este tipo de regalos no son;
diarios. Es hermoso, entonces, saber que se honra a quienes --;
como la honorable Presidenta de CENIDH-- deciden no caer en el;
pozo despreciable de la indiferencia, y se alistan humanidad en;
ristre --como quijotes incomprendidos muchas veces-- a batirse;
con las aspas de los infernales molinos del egoísmo.;

Merecido reconocimiento;

Vilma Núńez de Escorcia, originaria de Acoyapa, Depto. de;
Chontales, es: patriota incuestionable, Abogada de profesión,;
feliz mujer que posee el amor y el apoyo de un esposo ejemplar -;
--Don Otto Escorcia--; amada por nietos, hijos, compańeros y;
compańeras de trabajo y admirada por innumerables nicaragüenses;
de todas las edades. Con una histórica trayectoria profesional;
y humanística por demás rica en experiencias: va desde la labor;
docente, las publicaciones, ponencias e investigaciones; la;
consecuente militancia gremial y partidaria; hasta las;
representaciones oficiales como funcionaria de Estado. En 1984;
obtuvo el "Reconocimiento a un Académico Latinoamericano", de la;
Asociación Americana de Sociología, por su trabajo;
"Transformación Revolucionaria y Control social de la;
Delincuencia en Nicaragua". Y, en 1994, la Asociación;
Latinoamericana de Derechos Humanos --ALDHU- le confirió el;
Premio Derechos Humanos "Leónidas Proańo". En la presidencia del;
CENIDH, es testimonio de honradez (acaba de corroborarlo ante la;
Jueza Cuarto Local del Crimen. Don Lorenzo Guerrero, Director de;
Turismo). Es una de las mujeres más valientes y con espíritu de;
servicio que tiene Nicaragua (precisamente, por ello obtuvo el;
premio). Perseverante y firme en la defensa de los más;
necesitados de reconocimiento: las mayorías empobrecidas.;

Resulta largo mencionar todos sus méritos y triunfos concretos.;
Pero, es bueno decir algo esencial: ANTE TODO ES, UNA SENCILLA;
MUJER, con la sabiduría de la comunicación. Nunca niega su;
palabra, su mano, su sonrisa, su cordial jovialidad y optimismo;
a quien tiene necesidad de ayuda o amistad. Ha podido construir;
una vida hermosa, porque ha sabido resistir a los avatares del;
devenir, con capacidad y sencillez humanas. Y, sobre todo, con;
firmeza de principios.;

Colectivo sentimiento;

"Estamos muy contentos (as) y emocionados (as). Necesitamos saber;
a quién, debemos expresar nuestra gratitud", dice la carta que;
el observador canadiense Sr. Joe Reed, en nombre de la Iglesia;
Presbyteriana de Canadá, envía al Comité organizador, por el;
triunfo de la Dra. Núńez de Escorcia --propuesta por esa Iglesia-;
-. También acá en Nicaragua, las y los nicaragüenses que se;
honran honrando, indudablemente se sentirán satisfechos.;

Como modesto presente, se extraen del poema "Curriculum Vitae",;
de Silvia Elena Regalado --poeta salvadoreńa--, unas cuantas;
palabras para decirle a la tenaz espiritualidad de la ejemplar;
homenajeada: ĄUn fuerte abrazo dońa Vilma! ĄAdelante! y siga;
siendo: "Hilvanadora de lunas / coleccionista de sueńos / con el;
respectivo costo de lágrimas, risas y desvelos, / Es decir /;
enamorada Indómita / del milagro universo / del movimiento;
eterno... DE LA VIDA".;

;
Aura Violeta Aldana Saraccini;

IDEHU-UPOLI