Opinión

La amenaza de formalizar la corrupción


— Guillermo Suárez Rivas —

No se ha sedimentado la situación creada a raíz de la;
confrontación entre la Contraloría y el Poder Ejecutivo, cuando;
el Presidente Alemán --sin escrúpulo alguno-- introduce a la;
Asamblea --con carácter urgente-- una iniciativa consistente en;
derogar la Ley 169 y su complementaria la número 204. Aún cuando;
ya hemos dicho que este Gobierno está asentado sobre la;
corrupción, la iniciativa de marras nos dejó boquiabiertos, dada;
la inoportunidad de su presentación. ;


Si es que el Gobierno está siendo acusado cotidianamente de;
corrupción. Si es que el Gobierno ha resultado impotente para;
desvirtuar las acusaciones de la CGR. Si es que el Gobierno no;
se ha percatado que su ineficacia ha incidido en la enajenación;
de la relativa credibilidad que pudo haber despertado a nivel;
externo. Y la muestra más significativa la ofreció S.E.R., al;
Nuncio Papal, cuyo comedimiento diplomático no le impidió;
afirmar, recientemente que, "existe un sinnúmero de personas que;
sufren los efectos de nuevas formas de servidumbre social,;
política, cultural...", en una clara alusión a la insensibilidad;
del Gobierno.;


En nuestro país ha sido tradicional hacer y deshacer las leyes,;
por mandato del déspota de turno, o se mantiene su vigencia pero;
no se cumple. Precisamente el origen o raíz de la confrontación;
entre la CGR y el Ejecutivo radica en el cumplimiento de la ley;
por parte de aquella. Pues bien, la ciudadanía respiró optimismo;
cuando el sector democrático mayoritario de la bancada de los 90;
jugó un rol histórico sin precedente, en el sentido de propiciar;
y aprobar una serie de reformas constitucionales, en la búsqueda;
del orden institucional, en la aplicación de medidas que frenen;
los abusos del poder, en la adopción de formas para imposibilitar;
la irrestricta disposición de los bienes del Estado, que son;
bienes de toda la sociedad nicaragüense. Ahora el Gobierno del;
seńor Alemán pretende hacernos retroceder a los ańos 90 cuando;
el gobierno de dońa Violeta procedía arbitrariamente en la;
disposición de dichos bienes. Y es que, historiando, es;
precisamente tal dramática situación a que dio origen a la Ley;
169, que ahora se proyecta derogar debido a que es un estorbo;
para el Gobierno, en su desmedido afán de enriquecimiento.;


Abrigamos nuestras reservas en cuanto a la aprobación legislativa;
de la iniciativa presidencial. Nos parece que las existentes;
contradicciones en la Asamblea favorecen su rechazo. Por supuesto;
que es una falacia peligrosa afirmar que "ciertas leyes de;
nuestro país constituyen un obstáculo al proyecto económico que;
trata de implementarse", como expresa en su exposición de motivos;
al Ejecutivo. ¿Cuál Proyecto Económico? Si aquí vamos de tumbo;
en tumbo. Los Ejes de la producción están abandonados a su;
suerte. Ganaderos y cafetaleros por ejemplo, están acogotados por;
los impuestos y la falta de crédito. Los legisladores, pues,;
deben prevenirse de que el dedo de la historia los seńale como;
cómplices de la corrupción.;


Concluyendo, ¿qué pretende el Gobierno con su proyecto;
derogativo? Sencillamente formalizar la corrupción en todas sus;
formas y matices. Debemos de impedirlo.;


Septiembre del 98.;