Opinión

Política como asunto público


— Bayardo Quinto Núńez —

La vida cotidiana del ciudadano nicaragüense es el eje temático;
del quehacer político para la gente. Se trata de una exegesis;
rica y reflexiva, como sus propias experiencias directas en la;
promoción constante de incontables actividades en pro del;
fortalecimiento "político Democrático". Esta valiosa reflexión;
no está para nada, alejada del hecho que la política ha venido;
desprestigiándose nacional e internacionalmente.;


Es creciente la percepción masiva sobre la incompetencia, la;
negligencia y la deshonestidad de la política convencional en el;
manejo de los asuntos públicos y en la búsqueda de soluciones;
verdaderas a los graves problemas que afectan a la sociedad. Esta;
visión es especialmente notable en nuestra Nicaragua.;


En ello se refleja una perspectiva pesimista acerca de la;
dinámica de la democracia de todas estas naciones; se tiende a;
generalizar la frustración y la censura ciudadana hacia el;
funcionamiento del sistema político nacional. Incluso, se habla;
muchísimo del odio de la gente hacia la política y se contempla;
el surgimiento de proyectos alternativos como respuesta a la;
inercia de los partidos políticos tradicionales.;


En el mejor sentido, la crisis de la política y los políticos nos;
enmarca al margen de las grandes acciones oficiales, bajo el;
equívoco de pensar que esta tarea tan sólo le compete al Estado,;
como si se tratara de la separación dicotómica entre gobernantes;
y gobernados, entre el Estado y la sociedad.;


Más que nunca se ha evidenciado que los elementos que conforman;
la llamada agenda para gobernabilidad democrática, son tan;
numerosos, complejos y variados en cualquier país que no se puede;
seguir creyendo quien representa al Estado, por capaz y poderoso;
que sea, está en capacidad de solucionarlo todo y dejar;
satisfecha a la totalidad de la población.;


Así mismo, la sociedad civil de Nicaragua, está imbuida en un;
proceso de construcción comunitaria, conversando, dialogando,;
debatiendo, aprendiendo colectivamente, enfrentando asuntos de;
la cotidianidad, tal vez está sin saberlo a cabalidad,;
construyéndose en un actor político formidable.;


En pocas palabras el pueblo está deliberando para encontrar bajo;
un proceso de aprendizaje grupal, soluciones a sus problemas;
compartidos, está dejando constancia de su importancia y de su;
compromiso político.;