Opinión

Bueno es amar y honrar a la patria, pero...


— Onofre Guevara L. —

El cumpleańos 177 de la patria nicaragüense encuentra el;
desarrollo humano de su pueblo en el 125 lugar de los 174 que hay;
en el mundo, y a sólo 51 del escalón más bajo entre los;
paupérrimos del planeta, lo que hace uno de los aniversarios más;
tristes de su casi bicentenaria historia. Un dato lo;
suficientemente aterrador, como para, en ocasiones como ésta, ;
trocar la estridencia de tambores y voces en una sincera;
preocupación nacional por el futuro inmediato del país y de su;
pueblo, que ya hace la medida 125 de la pobreza entre todos los;
terrícolas en las postrimerías del Siglo XX y los albores del;
XXI.;


Pero sucede lo contrario. Hoy, más que nunca, los tambores y las;
palabras suenan más estridentes, brillantes y huecas conmemorando;
independencia y libertades en medio de la mitad desempleada de;
la población económicamente (Ąparadójicamente!) "activa". La;
grandilocuencia hueca del discurso oficial (y del oficioso),;
hablando de cosas "sublimes" de una patria idealizada, cuando la;
sociedad, el pueblo -la expresión vital de la patria- se exhibe;
desamparada ante la delincuencia de leva y corbata, de puńal y;
harapos, de "vivos" e ilustrados, de enfermos mentales y;
analfabetos.;


Estamos, pues, de aniversario y en la miseria -moral y material-,;
que se cubre de retóricas menciones a septiembre como símbolo de;
un tiempo inaugural de la libertad, mientras se ignora el;
sojuzgamiento del pueblo por medio del hambre durante todo el;
ańo. Se lagrimea mucho al sólo rememorar las consignas heroicas;
del pasado, pero en el presente -cuando no se condena- se;
muestra indiferencia ante los reclamos de justicia salarial de;
quienes tienen en suerte el hecho de poder trabajar.;


Se ha metido a los héroes de tiempos lejanos en el nicho;
intocable de la idolatría cuasi religiosa, despojándolos de su;
condición ciudadanía y humana -con intereses, amores, odios,;
rencores y dolores-, sólo para hacer de ellos una imagen;
idealmente inalcanzable, y para que no se parezcan nunca y en;
nada a los que hace muy poco tiempo ofrendaron sus vidas en el;
fallido intento por sacar a la patria -con hombres de carne,;
huesos y necesidades, explotados y explotadores- del secuestro;
de que es víctima de parte de los grupos dominantes y poderosos.;


Se idealiza una patria vacía de contenido social y humano, para;
cubrir de símbolos, luces y ruidos su oscuro atraso que la tiene;
tan lejana -en el puesto 125- del progreso mundial, en el;
penúltimo lugar del continente y en el último de Centroamérica.;
Por ello molesta poco o nada que mientras el símbolo blanco y;
azul de la patria ondea sobre carísimas camionetonas que pasan;
rozando la piel de los nińos que, desde las calles en donde;
encuentran su magra subsistencia, no alcanzan a ver la cara de;
la prosperidad que reflejan sus dueńos (de las camionetonas y del;
destino de ellos, los nińos), porque la euforia de la;
conmemoración patriótica no da tiempo para reparar en esas;
trivialidades cotidianas.;


La pomposidad de esta celebración de los 177 ańos de la;
independencia que nos dio una patria formal, no se compadece con;
la patria real que conocemos. Lo vemos en hechos trascendentes;
como en los más ordinarios. Desde un primer ciudadano de la;
patria protegiendo a sus incondicionales de la fiscalización de;
sus actos corruptos -y pronto también ante un juez declarando;
sobre un narco-avión en el que anduvo paseando su dignidad;
presidencial-, hasta un alcalde de la capital de la patria que -;
entre gangoso y cansino- derrocha dinero en TV para hablar del;
progreso sintetizado en rotondas ubicadas estratégicamente para;
el turismo, en tanto a pocas cuadras al sur de su despacho;
edilicio la gente necesita de helicópteros para andar por algunas;
calles, y en donde comienza un montón de barrios -con más;
población que León y Granada juntas-, que solamente tienen tres;
estrechas avenidas para entrar y salir del y hacia el centro de;
la "moderna" ciudad.;


Bueno es amar y honrar a la patria, pero... ¿a cuál de las dos;
la ideal o la real?;