Opinión

Larreynaga y su teoría sobre el origen del fuego de los volcanes


— Carlos Tünnermann Bernheim —

Nuestro prócer de la Independencia, Licenciado don Miguel;
Larreynaga, dejó varias obras escritas, algunas de las cuales;
fueron publicadas. Se trata, en su mayoría, de textos sobre temas;
jurídicos, como su famoso "Método para extractar las causas";
(1807) y su monumental Prontuario de todas las Reales Cédulas,;
Cartas Acordadas y Ordenes comunicadas a la Audiencia del Reino;
de Guatemala (1807), considerada por sus contemporáneos de;
extrema utilidad para el conocimiento del régimen jurídico;
colonial, pero que jamás fue editada.;


Su obra preferida, entre su abundante bibliografía, no era de;
carácter jurídico, sino científico: su célebre "Memoria sobre el;
fuego de los volcanes", que Larreynaga concibió desde sus ańos;
juveniles, cuando recorría el trayecto entre Telica y León, y;
contemplaba los volcanes activos Telica y Momotombo.;


Larreynaga estaba muy orgulloso de esta obra, que dio a la;
imprenta en Guatemala en el ańo de 1843, y que fue "reimpresa en;
México, vertida en otros idiomas en Europa y analizada y;
comentada elogiosamente por la Revista Trimestral de Edimburgo,;
que era la primera publicación periódica en todo el mundo;
científico de su tiempo", según nos informa su biógrafo, Ignacio;
Gómez.;


Tanto apreciaba don Miguel este trabajo, que antes de morir;
dispuso que los originales del mismo fueran depositados dentro;
de una caja de plomo bajo su cabecera, en su ataúd, junto con sus;
últimas observaciones inéditas sobre el tema. "Interesante será;
para nosotros, escribía Ignacio Gómez en 1847, de aquí a algunos;
ańos, cuando los progresos de las ciencias naturales hayan hecho;
nuevos descubrimientos en el mundo físico, observar el juicio que;
se haya formado de la teoría de nuestro conciudadano".;


Desafortunadamente, la ingeniosa teoría de don Miguel sobre el;
origen del fuego de los volcanes no es avalada por la ciencia;
contemporánea. En pocas palabras, la teoría de Larreynaga partía;
de la observación de que los volcanes activos suelen estar a la;
orilla del mar, o a poca distancia y nunca a más de veinte leguas;
de los océanos. Cuando los volcanes revientan arrojan materias;
del mar, como son conchas, caracoles, corales y piedras pelágicas;
redondeadas por el movimiento de las aguas. "Esto demuestra,;
afirmaba don Miguel, que la fragua de los volcanes se encuentra;
en el lecho del mar, de suerte que si el mar se secara, se;
apagarían todos los volcanes".;


Esta es la primera hipótesis de la teoría. La segunda radica en;
considerar el agua de los océanos como inmensos lentes que;
concentran los rayos del sol en determinados puntos del fondo del;
mar, que son precisamente las "fraguas de los volcanes". "Cuando;
se forma el foco en la profundidad del mar, sostiene Larreynaga,;
sucede unas veces que da y hiere el suelo de una costa, o de una;
isla, o de un banco de coralinas"... "y otras veces no encuentra;
materia alguna sólida sino sólo agua. En el primer caso se;
percibe claro que ha de fundir y encender todo lo que encuentra,;
y ha de penetrar el suelo hasta mucha profundidad, pues el foco,;
como ya se dijo, forma una columna de fuego de mucha altura y;
diámetro; y dando oblicuamente sobre el fondo, porque el sol está;
bajo, a cierta declinación, ha de penetrar hacia lo interior de;
la costa. La materia encendida instantáneamente hace oficio de;
pólvora y debe hacer una explosión violenta ayudada del agua;
reducida a vapor, y de las otras materias sulfurosas, bituminosas;
y metálicas; y de aquí los torrentes de lavas, y temblores que;
se comunican a muy largas distancias".;


Sobre la teoría de don Miguel, el ilustre historiador;
recientemente fallecido Lic. Eduardo Pérez Valle, nos da la;
siguiente opinión, que compartimos: "La teoría de Larreynaga,;
claro está que no hay que enjuiciarla a la luz de la ciencia;
actual, que le negaría todo valor. Para ser lógicos y ecuánimes;
hay que juzgarla según los conocimientos a base de los cuales fue;
concebida y escrita. Entonces resulta un laudable y meritorio;
esfuerzo de especulación filosófica y científica, que habla muy;
en alto de la organización intelectual de su autor, de su;
erudición y propiedad de estilo"... "Pero también es importante;
porque da una idea clara y exacta del desarrollo de las ciencias;
naturales en Centroamérica a mediados del siglo XIX. Siendo;
Larreynaga uno de sus máximos exponentes, la medida que a este;
respecto nos brinde en sus escritos es ajustada y cabal"... "Su;
teoría sobre el origen del fuego de los volcanes es perfectamente;
original y está maravillosamente expuesta, con un calor sereno,;
una acendrada convicción y un caudal de erudición muy;
considerable"... "Pero si la teoría sustentada en la Memoria;
resultó para su época científicamente atrasada e inaceptable, dio;
lugar a que en ella campeara, en todo su vigor, el genio de;
Larreynaga, y se distinguiera como hombre de mente organizada y;
organizadora, como hombre ilustrado y erudito, con las;
limitaciones derivadas del tiempo y el ámbito en que le tocó;
nacer".;


Managua, septiembre de 1998.;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;


;