Opinión

Más sobre Pinochet y el Derecho Internacional


— Armando Zúńiga Gutiérrez —

El Protocolo II de junio de 1977, contiene la particularidad de;
que su aplicación está dirigida a los conflictos internos de;
cierta intensidad, y refuerza la protección de las personas;
afectadas por conflictos internos. Enuncia las garantías;
fundamentales que protegen a todas las personas que no participan;
o que han dejado de participar en las hostilidades, estableciendo;
los derechos de las personas privadas de libertad y las garantías;
judiciales de un juicio equitativo.;


Las violaciones graves contenidas en los Protocolos, conllevan la;
responsabilidad PERSONAL de quienes cometen u ordenan violaciones;
contra el Derecho Internacional Humanitario, y exige que los;
responsables sean enjuiciados y castigados como criminales de;
guerra.;


Dentro de este contexto, los Estados tienen obligación de hacer;
cesar las violaciones contra el Derecho Internacional Humanitario.;
Estos actos concretamente se encuentran enumerados en los;
Convenios de Ginebra artículos 49, 50, 129 y 146 y en el Protocolo;
I. En tales disposiciones se estipula el derecho y la obligación;
de cada parte contratante de hacer comparecer ante sus respectivos;
tribunales a los presuntos autores de crímenes de guerra, sea cual;
fuere su nacionalidad. En esa disposición se evidencia la;
responsabilidad universal de la comunidad internacional en la;
lucha contra las violaciones graves del Derecho Internacional;
Humanitario. Sin embargo, ni los Convenios de Ginebra ni los;
Protocolos adicionales, excluyen la posibilidad de que un tribunal;
penal internacional asuma esa tarea. Asimismo, el Estado donde se;
halle el criminal de guerra puede también extraditarlo, según el;
principio de aut dedere, aut judicare, pero no a cualquier otra;
parte Contratante, sino sólo a la que haya resultado especialmente;
afectada por la violación (parte concernida) y que puede, además,;
formular cargos suficientes.;


Asimismo, en el artículo 88 del Protocolo adicional I se subraya;
la postura del Estado en cuyo territorio se haya cometido la;
infracción (párrafo 2) Tanto este Estado, como el que puede;
"formular cargos suficientes", son normalmente los Estados;
especialmente afectados por la violación, sea como partes en;
conflicto y/o como Estados cuyos ciudadanos han sido víctimas de;
la violación. Esto pone de relieve el especial papel de esos;
Estados en la persecución penal individual de criminales de;
guerra, pero si bien no establecen penas específicas ni un;
Tribunal para juzgar a los infractores, sí exigen expresamente que;
los Estados tomen medidas legislativas penales para castigar a los;
responsables e insta a que los Estados busquen a las personas;
acusadas de infracciones graves y las hagan comparecer ante los;
propios tribunales, o las entreguen a otros Estados para que sean;
juzgadas.;


De manera que como todo en el círculo de la vida, la historia la;
escriben los vencedores, pero mientras filosofamos acerca de las;
diferencias entre Democracia y Dictadura y las diferentes formas;
de poder político, y si la guerra, el genocidio, los;
desaparecidos, la xenofobia es una enfermedad social, podemos;
afirmar que si la detención del General Pinochet por presuntos;
crímenes de "lesa humanidad" es una voluntad de aplicar las;
"normas" establecidas dentro del Derecho Internacional Humanitario;
y no es solamente una excepción de carácter político, estamos;
indiscutiblemente ante una nueva era, donde la historia de que;
Caín mató a su hermano Abel no se repetirá impunemente, pues la;
voz de las Naciones a través del Derecho Internacional Humanitario;
prevalecerá, y todos aquellos que se esconden bajo las piedras del;
Poder se los llevará el Río.;