Opinión

Del enjambre sísmico de la falla de Ticuantepe


— Aníbal Ramírez R. —

El enjambre sísmico localizado en la falta tectónica de;
Ticuantepe es una lección que fácil olvidamos los que radicamos;
en el borde occidental del graben de Nicaragua y que deberíamos;
repasar de vez en cuando para prever las amenazas ambientales que;
penden sobre la población del axis urbano de la costa del;
Pacífico de Nicaragua. El olvido de la lectura constante de una;
serie de acontecimientos físico-naturales que sumados a las;
transformaciones antrópicas sin la menor regulación de carácter;
ambiental, tienden a mal lograr el proceso inversionista que se;
ampara en el libre mercado, no así en los aportes del;
conocimiento científico del entorno donde se realizan las;
transformaciones socio-culturales.;

;
El entorno de Managua y sus vecindades (Ticuantepe, Esquipulas,;
Jocote Dulce, otros) presenta una estructura geotectónica muy;
singular. Está en el vértice del principal estiramiento;
geomorfológico conocido como las Sierras cuya pendiente se;
propaga como cuńa en dirección Noreste hacia el lago Xolotlán,;
altamente fracturada (fallas: El Aeropuerto, Tiscapa, el Estadio,;
otras) y con numerosas grietas de carácter difuso en suelos muy;
inestables y poco consolidados. A lo anterior se le agrega la;
incidencia del vulcanismo, presente en el gran complejo de la;
caldera del Masaya, donde la actividad magmática flora en el;
volcán Santiago y cuyo efecto superficial se propaga en forma de;
fumarolas al producirse la infiltración de aguas procedentes de;
las precipitaciones. En el orden climático, el entorno es un;
emplazamiento de barlovento donde la circulación atmosférica;
incide directamente incrementando el monto de las precipitaciones;
en la medida en que las masas convectivas se enfrían por el;
efecto que ejerce el relieve escarpado en el declive de las;
Sierras. Finalmente, la exuberante vegetación, hoy en mengua a;
causa de la humanización de las tierras que se refleja en la;
agricultura extensiva y la urbanización acelerada incrementando;
la velocidad de la escorrentía en niveles nunca vistos, durante;
la estación lluviosa. Sólo hay que observar, para comprobar los;
efectos acelerados de la antropización del entorno, el proceso;
de carcavamiento en las áreas de pendiente de más del 10% en la;
isóbata de 200 metros de altitud sobre el nivel del mar y en la;
turbidez del agua que circula por las calles y cauces de la;
ciudad de Managua.;

;
En síntesis, podemos indicar que, la asimilación de los recursos;
naturales en un entorno caracterizado por altos riesgos, como el;
del pie de monte de las Sierras, al satisfacer las necesidades;
de la población en crecimiento acelerado (más del 3% en;
crecimiento vegetativo y del 6% a causa de la migración campo-;
ciudad), sólo conducen a aumentar el riesgo ambiental y a agravar;
las condiciones socio-económicas de sus moradores.;

;
ANÁLISIS DEL PLANTEAMIENTO TEÓRICO;

;
El estudio del área que nos ocupa requiere del análisis profundo;
para determinar la trascendencia del fenómeno que si bien es;
particular, también es particular el proceso de localización de;
la inversión, la cual requiere del conocimiento que ayude a;
prever la amenaza y mitigar el riesgo de las poblaciones;
afectadas. Los siguientes supuestos, constituyen un primer esbozo;
que facilita el análisis teórico del fenómeno:;

;
La demanda de Agua. Tradicionalmente, la ciudad de Managua se;
abastecía de agua de la laguna de Asososca que ha funcionado como;
un gran pozo donde aflora al manto freático de las Sierras. Al;
incrementarse de la demanda, se ha auxiliado de una batería de;
pozos distribuidos en el abanico de tierras de piedemonte,;
constituyéndose en la principal fuente de extracción. La puesta;
en operación de la última batería de pozos en la depresión de;
Ticuantepe durante el presente ańo (1998), de donde se extraen;
más de 10 millones de galones diarios, ha dado lugar a un patrón;
acelerado de explotación del recurso, provocando "el efecto de;
esponja" o resecamiento de la corteza terrestre. Si tomamos en;
cuenta, que la zona durante el ańo de 1997, fue afectada por la;
sequía causada por el fenómeno del nińo, podemos inferir, que el;
manto freático de alguna manera era deficitario, primero por la;
extracción masiva del recurso, segundo por las pérdidas causadas;
por la escorrentía. Los suelos escarpados de Ticuantepe en su;
mayoría están sembrados de pińa y pocos agricultores realizan el;
manejo apropiado para la conservación del recurso suelo y agua;
(barreras vivas o muertas), tercero las tierras marginales con;
pendientes mayores del 40% están siendo deforestadas ante la;
demanda creciente de biomasa para combustible (leńa). La sobre;
saturación del manto freático por el advenimiento del fenómeno;
de la Nińa, contribuyó al reacomodo del estrato afectado, con el;
agravante que, al darse la recarga natural del acuífero con el;
líquido vital, ésta a la vez actúa como lubricante, provocando;
el enjambre sísmico. Esta premisa requiere de su corroboración;
en el tiempo. De acuerdo a información de los primeros 13 sismos;
ocurridos el día domingo 18, el hipocentro se localiza en una;
media de 3.5 Km., si la correlacionamos con la profundidad y;
volúmenes de extracción del líquido de la batería de pozos, es;
posible tener el primer indicio causa efecto, es decir, la;
relación que existe entre la explotación del recurso y el grado;
de aceleración de la corteza afectada. El presente modelo de;
monitoreo en el tiempo y con efectos menos penosos para la;
población radicada in situ, porque se tomarían las previsiones;
necesarias en cuanto a las probabilidades de ocurrencia sísmica;
y de explotación del recurso de acuerdo a la incidencia del Nińo;
y la Nińa.;

;
El uso intensivo del suelo. El desarrollo urbano acelerado como;
efecto directo del libre mercado de los bienes inmobiliarios y;
sin las debidas normaciones y restricciones de áreas para la;
recarga del acuífero, constituye uno de los indicios que afectan;
directamente el entorno del piedemonte de las Sierras. El eje;
vial Managua-Masaya y las vías de acceso a diversos poblados;
(Ticuantepe, La Concepción, otros) y asentamientos se han;
constituido en áreas de proceso de urbanización, donde se le da;
prioridad a la vivienda de espacios abiertos con preferencia al;
cultivo de plantas ornamentales (grama y flores) de impacto;
visual y recreativo, con al agravante de que en vez de contribuir;
a la infiltración pluvial favorece la escorrentía, incrementando;
volúmenes de agua superficial y con ello la pérdida del valioso;
recurso. La incorporación de tierras a las actividades;
agropecuarias produce el mismo efecto, en vista de que las;
partículas finas pulverizadas y/o meteorizadas sirven de sello;
a los poros de la "esponja" dando lugar al escurrimiento;
superficial. Lo grave del caso es que los suelos son en su;
mayoría inestables, en vista de su formación volcánica. Las tobas;
y lipillis en especial, forman estratos poco consolidados, que;
bien favorecen la infiltración, no permiten la estabilidad de;
cualquier infraestructura vertical y en consecuencia, la amenaza;
es mayor en terrenos vulnerables a la sismotectónica. La;
necesidad de zonificar y regular el proceso de urbanización hasta;
llegar a una microrregionalización es evidente, más cuando se;
genera competencia en el uso de los recursos, si se tiene el;
propósito de alcanzar el desarrollo sostenible en el;
aprovechamiento del suelo y el agua.;

;
LA PREVISIÓN SISTEMÁTICA Y DOCUMENTADA;

;
Los supuestos analíticos nos indican que es necesario sentar las;
bases de un programa integral de prevención a corto, mediano y;
largo plazo que incluya los siguientes componentes:;

;
El Monitoreo ambiental. Debe proporcionar un banco de información;
no sólo de la actividad sismotectónica con propósitos de;
prevención del riesgo, sino que permita normar y regular los;
procesos de ocupación del espacio como primer paso al desarrollo;
sostenible de los recursos in situ. Hasta la fecha, cada quien;
hace lo que quiere, guiado por el instinto de conservación. El;
monitoreo ambiental debe dar las bases de datos de;
aprovechamiento de los recursos del escenario económico, además;
de los estrictamente físicos-geográficos: información;
sismotectónica y parámetros de orden climático, recursos hídricos;
y forestales, estructura y dinámica poblacional, uso del suelo;
urbano y agrícola, infraestructura productiva y de servicio;
social.;

;
El Estudio y organización del espacio. El estudio debe conducir;
a la elaboración de modelos teóricos que permitan dar supuestos;
indicativos del aprovechamiento de los recursos in situ. La;
modelación hidráulica debe conducir al aprovechamiento sostenido;
del recurso agua. La modelación espacial dirigida a la;
microzonificación del territorio, atendiendo la diversificación;
de usos para la conservación y desarrollo de las actividades;
económicas. Dada la amenaza sismotectónica del área, la normación;
y regulación del desarrollo urbano debe estar sujeta a un código;
severo de construcción especialmente para las construcciones de;
orden vertical y circunscritas a las áreas más estables del;
territorio objeto de desarrollo urbano.;

;
Educación ambiental. Si bien las organizaciones de la Defensa;
Civil realizan entrenamientos periódicos para el socorro;
humanitario, eso sólo constituye un aspecto del problema, tocante;
a la organización institucional, falta trabajar a fondo para;
proporcionar los conocimientos indispensables a la población, que;
van desde instrucciones escritas hasta simulacros con la;
población civil. Se tiene la experiencia de que la población;
olvida muy pronto los desastres y retorna a las áreas de riesgo;
a hacer lo mismo para sobrevivir.;

;
COROLARIO A UN RECUERDO DE LA NATURALEZA;

;
La vida cotidiana pautada por el libre mercado nos hace olvidar;
donde estamos asentados, pero la naturaleza con sus alertas;
cíclicas se encarga de decirnos el suelo que pisamos. A nadie se;
le escapa el proceso especulativo que se ha generado con el;
mercado de la tierra a lo largo de la carretera Managua-Masaya;
y troncales que derivan hacia los poblados de Ticuantepe-La;
Concepción-San Marcos y asentamientos vecinos. El dueńo de cada;
parcela cree tener una mina de oro, más cuando se desmembra para;
la urbanización, en la que los réditos son altos por la;
naturaleza de la inversión. Un ejemplo del mercado especulativo;
de la tierra lo constituye la carretera caprichosa proyectada al;
Crucero, paralela a la Carretera Sur. Un sondeo preliminar indicó;
que los costos de indemnización a los dueńos de las propiedades;
por donde pasaría la vía, era mucho más alto que los de la propia;
infraestructura. Los urbanizadores del sur de Managua creen que;
tienen una mina urbana en sus tierras onduladas, cuando sólo;
disponen de suelos inestables propios para la actividad forestal,;
que si les dan otros usos, es debido, unos a la pobreza y otros,;
a la ignorancia. Cuando un Geocientífico honesto da la alerta de;
usos inapropiados en esa carrera desenfrenada de la urbanización,;
al detectar que no se ha tomado en cuenta las restricciones;
ambientales del entorno, los afectados ripostan acusando de;
intereses oscuros en el propalado libre mercado y es que, el;
mercado no es ajeno a la comercialización del conocimiento, el;
problema residen en diferenciar, cuándo se vende para favorecer;
los intereses oscuros del mercado y cuándo se cultiva para el;
bienestar de la población. ;

;
Aníbal Ramírez R. ;
Geógrafo Investigador *;