Opinión

Algo más que pobreza


— Héctor E. Mairena Z. (*) —

La pobreza y la escasez de recursos financieros suele saltar como;
un argumento, al explicar distintos problemas de la vida;
nacional. Ciertamente la carencia material es un impedimento, a;
veces insalvable, pero la voluntad política y los acuerdos;
políticos cuando responden a los intereses de la nación se;
convierten en una vía, no sólo mitigar los efectos de la;
insuficiencia mediante una distribución más justa, sino para;
superar esas limitantes.;


Esto es más preocupante aún cuando globalización en marcha,;
nuestro país continúa compareciendo con régimen jurídico;
atrasado, punitivo y no preventivo, pesado y nada expedito, que;
no otorga seguridad jurídica a los particulares. El atraso en la;
administración de justicias es un caso revelador.;


Con el sistema actual del procedimiento penal en Nicaragua es;
absolutamente previsible que las cárceles seguirán atestadas,;
inhibiendo con ello a la sociedad del aprovechamiento de mano de;
obra útil y productiva, presionando el exiguo presupuesto del;
Sistema Peninteciario y creando condiciones propias para la;
corrupción.;


En Nicaragua a partir de enero próximo entrará en vigencia la Ley;
Orgánica del Poder Judicial (La Gaceta, No. 137 del 23 de julio;
de 1998). Esta ley, cuyo anteproyecto fue presentado por la Corte;
Suprema de Justicia, es sin duda un avance sustantivo en el;
diseńo de la estructura y definición de funciones del Poder;
Judicial.;


Ahora bien: Este incuestionable avance enfrenta dos problemas.;
Por un lado el cuerpo de leyes procedimentales son obsoletas (El;
Código de Procedimiento Civil nos rige desde 1906 y el Código de;
Instrucción Criminal desde finales de siglo pasado).;


Mientras, en la vecina Honduras el pasado 15 de octubre el;
Congreso Nacional aprobó en lo general el nuevo Código Procesal;
Penal. Este Código introduce un cambio sustancial en el;
procedimiento de instrucción criminal en ese país al sustituir;
el juicio escrito e inquisitivo por el oral y público y;
especificar que nadie podrá ser ni condenado ni encarcelado, si;
no le precede dicho juicio. La privación de libertad durante el;
proceso sólo será en los casos que así lo establezca la ley.;


De paso, además de ser revolucionar el procedimiento penal;
hondureńo, el virtual nuevo Código de Procedimiento Penal reitera;
la independencia del Poder Judicial en el ejercicio de sus;
atribuciones específicas. "El juzgamiento de los delitos y las;
faltas, así como el control de la ejecución de las penas y de las;
medidas de seguridad corresponderá a los jueces y Magistrados;
independientes e imparciales sólo sometidos a la Constitución de;
la República, a las normas del derecho internacional y demás;
leyes nacionales. "Otro elemento novedoso es que protege la;
independencia del judicial no sólo de la posible interferencia;
de otros poderes del Estado, sino de cualquier Magistrado o;
autoridad judicial hecho que deberá ser objeto de queja ante el;
Comisionado Nacional de Derechos Humanos.;


Por otra parte la recién presentada Propuesta de Ley General de;
Presupuesto de la República para el ańo entrante, sólo considera;
un aumento de poco más de 20 millones de córdobas para el Poder;
Judicial. Es evidente que con este fondo el Poder Judicial no;
sólo no podrá cumplir su cometido a satisfacción, sino que se;
verá rezagado por el incremento de la delincuencia y el atraso;
en la administración de justicia continuará como un lastre que;
retrata el grado de madurez de nuestro Estado de Derecho.;


Es obvio que aunque se de una reestructuración de la propuesta;
de Presupuesto presentada -que es además indispensable-, los;
recursos nunca serán los necesarios para el Poder Judicial. La;
pobreza es algo más que una cifra, es una realidad omnipresente.;


Precisamente por eso se requiere continuar de forma realmente;
urgente las transformaciones y la modernización del Poder;
Judicial. La retardación de Justicia es resultado de un sistema;
obsoleto y de recursos escasos. El tema de los recursos es por;
ahora insoluble, hay que cambiar el Sistema. La Asamblea Nacional;
debe tomar el ejemplo, al menos en este caso, de sus colegas;
hondureńos.;


;
(*) Periodista y Abogado.;