Opinión

El Oro Azul


— Carlos Tünnermann Bernheim —

Estimaciones de los expertos seńalan que si la humanidad no;
aprende a apreciar ese recurso tan vital que es el agua,;
dentro de veinte o treinta ańos podría transformarse en un;
recurso escaso y hasta convertirse en un verdadero "oro azul".;


La abundancia del agua, en muchos lugares del mundo, conspira;
contra su preservación. La gente no se convence que ya es muy;
escasa en varias regiones y que si sigue su despilfarro;
indiscriminado, su disponibilidad terminará por convertirse en;
fuente de tensión entre los pueblos.;


En la Conferencia Internacional sobre el Agua y el Desarrollo;
Sostenible, el presidente de Francia, Jacques Chirac, seńalaba;
que: "las Naciones Unidas han registrado 70 focos de tensión;
en el mundo relacionados con el agua, desde el próximo;
Oriente, hasta Sahel, y desde las zonas áridas de América;
Latina hasta el subcontinente indio".;


La UNESCO nos proporciona las cifras siguientes sobre el agua:;
el 71% de la superficie del planeta está cubierto de agua,;
pero el 97.5% del total es demasiado salada para el consumo;
humano o para el riego; sólo el 2.4% es agua dulce; diez;
países controlan el 65% del volumen de agua útil; más de mil;
millones de personas carecen de agua potable; 50% de la;
población mundial carece de sistemas de aguas servidas.;


El consumo de agua, a nivel mundial, se ha septuplicado. La;
agricultura consume el 70% de los recursos de agua dulce; la;
industria y el sector energía, el 22%, la alimentación y la;
higiene humana, el 8%. Las aguas contaminadas, según la OMS,;
generan enfermedades que afectan a aproximadamente 30 millones;
de personas anualmente.;


La alternativa de desalar el agua de los océanos todavía no es;
económicamente rentable; cerca de un dólar por metro cúbico.;
Sin embargo, nuevos experimentos realizados en una planta de;
California, permitieron rebajar ese costo a la mitad.;


La creciente escasez de agua y la desigualdad en el acceso a;
ella nos lleva a reflexionar sobre los llamados;
"hidroconflictos". Estos han existido en todas las etapas de;
la historia humana, cuando los pueblos han ido a la guerra por;
la disposición de los recursos hídricos. Varios de esos;
conflictos se han resuelto por la vía de la negociación,;
asumiendo el agua como una fuente de cooperación y no de;
conflicto. Escribe al respecto Cristina L'Homme, en la revista;
FUENTES de la UNESCO. "El agua no puede ser sustituida. Sin;
embargo, un agua escasa, contaminada, mal repartida,;
despilfarrada, inaccesible y disputada, puede originar una;
profunda crisis, una auténtica guerra del oro azul. A no ser;
que su precio le confiera un valor socioeconómico;
internacional, una función capital en la cooperación entre;
Estados, un bien que los países deben considerar como un;
recurso común".;


Si la humanidad pudiera poner un límite al actual desperdicio;
del agua, se lograría un gran avance. La FAO estima que podría;
ahorrarse entre un 10% y un 20% del oro azul si las técnicas;
de riego fueran más eficaces.;


El agua debe verse como un bien social, cuya conservación nos;
interesa a todos. Si no se hace nada y siguen las tendencias;
actuales de despilfarro y contaminación, antes del 2,020,;
1.500 millones de personas no tendrán acceso a tan vital;
recurso.;


Managua, octubre de 1998.;