Opinión

La hora de Jossie


— Guillermo Rothschuh Villanueva —

Cuando la vi por primera vez plantada frente a las cámaras;
conduciendo Extravisión, sonreí complacido. Tenía un aire;
distinto, más maduro, pero guardaba el mismo porte y elegancia;
que mostró la tarde de junio de 1987, en que la conocí en la;
sala de redacción del Canal 6 de Televisión. Después de unas;
breves palabras sacó a relucir una seguridad ingenua y;
sorprendente que la conferían un aire jovial y portentoso.;
Antes que enseńara su rostro en las entrevistas y coberturas;
que le encargó su jefe de aquellos días, el experimentado;
Sergio de Castro, tuvo que soportar las más duras de las;
pruebas: pegarse frente a los teletipos durante siete meses;
cortando cables, para nutrir la cobertura internacional del;
Noticiero Sandinista. Su aparición definitiva en 1991 como;
presentadora y conductora de Extravisión, en el Canal 4 de;
Televisión, al lado del veterano Manuel Espinoza Enríquez,;
daba cumplimiento a mi profecía.;


Desde nuestra primera conversación me atreví a expresar en voz;
alta que su presencia en la televisión sería para siempre.;
Sólo hacía falta que le abrieran campo. Estaba persuadido que;
lo único que requería era que le permitieran alzar vuelo y;
desplegar sus alas, eso le permitiría mostrar al mundo lo;
mucho que había crecido durante sus meses experimentales en;
1986. Entonces fue cuando se enroló en los programas;
juveniles. Sexo y Juventud y Jóvenes en Acción. Esta;
experiencia iluminó sus pasos: le permitió descubrir con;
regocijo que había nacido para ser estrella de la televisión;
nicaragüense. Entonces Jossie Castillo apenas contaba con 23;
ańos de vida y cursaba primer ańo de estudios en la Escuela de;
Periodismo en la Universidad Centroamericana.;


Viéndola de nuevo frente a las cámaras, resuelta, muy resuelta;
en su papel estelar de conductora, percibí la misma altivez y;
desenfado con que condujo la conversación en que trató de;
rebatir dos o tres de mis afirmaciones que contrariaban su;
genio. Recuerdo que esto ocurrió hace más de diez ańos. Su;
condición materna no le alteró el peso --sus escasas 105;
libras-- ni le había cambiado el entusiasmo con que irrumpió;
frente a las cámaras cuando alimentaba sus sueńos a base de;
constancia y esfuerzo. Tenía la misma cara y los mismos;
gestos, el mismo cuello alargado de garza sorprendida en el;
riachuelo y para suerte de todos, los ańos no le cambiaron su;
temperamento conciliador y amistoso. Un atributo necesario,;
cuando se ha escogido como forma de vida, esta pasión;
insaciable llamada periodismo.;


Al paso del tiempo, sus cualidades profesionales y su belleza;
son idénticas. La cobertura de la campańa electoral de 1989 no;
le agrió el carácter ni le descompuso el ánimo. Más bien me;
dijo complacida que esa experiencia había marcado su futuro:;
descubrir agradecida que le había llegado el turno de;
comparecer por cuenta propia frente a las cámaras de;
televisión. En ese momento --1991-- hacía de Jefe de;
Redacción, reporteaba en la Presidencia y en la Asamblea;
Nacional, en las calles y mercados, a la vez que conducía;
Extravisión, con la misma veteranía y desenvoltura con que lo;
hacía Manuel Espinoza Enríquez, su indiscutible maestro.;


Leal a su manera, acompańó a Manuel cuando éste decidió;
trasladar Extravisión en 1996 al Canal 2, bajo la promesa;
indiscutible de que en esta ocasión harían un periodismo;
totalmente diferente, ajeno a los intereses partidarios, más;
profesional y balanceado. Se sintió plena y reconfortada. Pero;
deseosa e inquieta de abrirse nuevas rutas, se lanzó a la;
aventura de conquistar a la audiencia nacional a través de;
Telenica, Canal 8 de Televisión, a donde llegó de la mano de;
Carlos Briceńo, el 5 de mayo de 1997. Este nuevo salto la;
condujo primero a hacer pareja con Cid Largaespada en el;
Noticiero Independiente y luego a comparecer junto a Miguel;
Mora en 100% Noticias, su antiguo compańero de trabajo durante;
sus ańos de crecimiento y desarrollo en Extravisión.;


Para dicha de la audiencia, a Jossie Castillo el reloj le;
marcó su hora. A partir del 19 de octubre de 1998 Jossie;
inaugura una nueva temporada en la televisión nicaragüense: se;
hace cargo de su propio programa de televisión a la una de la;
tarde, circunstancia que le permite cumplir los compromisos;
adquiridos: demostrar de cara al escenario, que puede;
practicar el tipo de periodismo que todos anhelamos; ágil,;
balanceado, crítico, oportuno, brillante, riguroso,;
convincente, pluralista y tolerante. Ajeno a la diatriba y a;
la descalificación prejuiciosa y estereotipada. Un periodismo;
en el que Jossie deberá abrir las pantallas a nuevos sujetos;
emergentes y que le obliga asumir su más caro compromiso:;
hacer de su programa un suculento y apetecido postre;
meridiano. A plantear algo distinto. La alternativa noticiosa.;
Pienso que sabrá cumplir con la palabra empeńada. De no ser;
así, Ąque Jossie me desmienta!;


Universidad Centroamericana;


Octubre, 1998.;