Opinión

Neoliberalismo: ¿Cultura de la Pobreza?

"A los que nunca fue permitido un hogar tranquilo y el amor en paz" "Moacyr Félix: "Cualquier poema es político"

— Lic. Aura Violeta Aldana Saraccini. —

Hay muchas definiciones y hasta tergiversaciones del término;
cultura (casi siempre se asocia sólo con lo académico o lo;
artístico). Sin embargo, en su acepción más amplia y actualizada,;
abarca: todas las creaciones del ser humano (las cosmogonías, los;
modos de pensamiento, la imagen de sí mismo, el sistema de;
valores, la religión, las costumbres, la tecnología, los modos;
de producción, el sistema monetario, las instituciones sociales;
y las reglas morales y jurídicas, etc.) Desde esta perspectiva:;
"no hay pueblos incultos, sino que hay culturas diferentes". La;
cultura es un modo de vida que no está separado de las;
condiciones históricas y por ello las diferencias culturales, no;
son parte de un destino manifiesto separado de las concretas;
estructuras sociales. Por ejemplo, la cultura de la pobreza, hoy,;
es cultura de empobrecidos. Tiene su causa fundamental en las;
arbitrariedades de los desmedidamente ricos, que en el usufructo;
de la riqueza natural y producida socialmente y el abuso del;
poder han destinado a la exclusión a las inmensas mayorías, cuya;
vida se desarrolla en un medio de excesivas limitaciones, que no;
les dejan más alternativa que la de ser pobres.;

CULTURA DE LA POBREZA;

Aunque "pobreza no es vileza" (Pequeńo Larousse Ilustrado) sí es;
posible establecer ciertos rasgos de la conducta de los seres;
humanos, que los identifican como poseedores de una cultura de;
la pobreza. Como parte de las ciencias sociales, la categoría es;
relativamente nueva. Se refiere a un cierto modo de vida de los;
pobres, y no escapa a diversas interpretaciones fundamentadas en;
última instancia en intereses y ópticas ideológicas. De ahí que;
hay juicios encontrados y contradictorios en los estudiosos al;
calificar a los pobres: algunos les idealizan, atribuyéndoles;
cualidades bondadosas y positivas (seres benditos, virtuosos,;
confiados, serenos, independientes, honestos, generosos y;
felices). Otros, sin exagerar, los definen como un sector social;
humano, con dones potenciales para la ayuda propia, la dirección;
y la organización de sus comunidades. Por el contrario, hay;
quienes les ubican con valores negativos (seres malvados,;
perversos, violentos, sórdidos y criminales) y por eso seńalan;
el efecto -a veces indestructible- de la pobreza sobre el;
carácter individual, deduciendo la incapacidad de la gente pobre,;
para valerse por sí mismos, y que por lo tanto, deben ser;
dominarlos y dirigirlos por los sectores privilegiados.;

RASGOS DE LA CULTURA DE LA POBREZA;

Es preciso distinguir en la cultura (o subcultura de la pobreza);
su carácter de universalidad y particularidad. A pesar de ser;
características particulares las que la identifican, las mismas;
convergen en grupos diversos. Indistintamente de ser regional,;
urbana, rural o nacional, esta cultura muestra extraordinarias;
semejanzas en lo concerniente a estructuras familiares,;
relaciones interpersonales, orientación en materia de tiempo,;
sistemas de valores y esquemas de consumos. Estas semejanzas;
internacionales. "Son -según Lewis- respuestas comunes ante;
problemas comunes".;

Las sociedades que son propicias para la producción, crecimiento;
y florecimiento de un sistema de vida entre el numeroso sector;
de los pobres, y que se conoce como cultura de la pobreza,;
tienen, entre otras características, las siguientes: a) economía;
casera, trabajo jornalero, producción para el beneficio;
inmediato; b) elevado y persistente nivel de escasas;
oportunidades para el trabajador no calificado, el desempleo,;
subempleo y empleo temporal; c) bajos salarios; d) fracaso en;
cuanto a lograr las organizaciones de tipo económico, político,;
sociales, gremiales (ya sea por voluntad o por imposición del;
gobierno para los sectores poblacionales con ingresos muy bajos);;
e) en lo ideológico y espiritual: la existencia de una clase;
dominante cuya escala de valores están dirigidos a la acumulación;
de propiedades y riquezas, a la posibilidad de una movilidad;
social ascendente y al espíritu ahorrativo, explicándose (y;
transmitiendo la concepción) que el bajo nivel de ingresos es;
resultado de la inadecuación o la inferioridad personal de las;
mayorías marginadas y/o excluidas del sistema socio-económico.;

REFLEXION OPTIMISTA;

"La cultura de la pobreza es a la vez un afán de adaptarse y una;
reacción de los pobres ante su posición marginal en una sociedad;
capitalista de estratificación clasista y vigoroso;
individualismo".;
En las paradógicas sociedades modernas (post-modernas en el Norte;
y aún pre-modernas en el Sur), entonces, no es, la subcultura de;
la pobreza, un asunto exclusivo de privaciones económicas,;
desorganización o carencias. Es también algo positivo que puede;
otorgar recompensas sociales (la toma de conciencia),;
desarrollando formas de resistencia a los antivalores que impulsa;
el neoliberalismo. El papel ético que corresponde a los;
intelectuales es, por lo tanto: coadyuvar para que la cultura de;
la pobreza en vez de proliferar como estigma negativo, pueda;
conducirse hacia el encuentro de alternativas de autogestión más;
humanas. Obviamente, las soluciones difieren según las;
particulares características de cada lugar y del contexto;
histórico.;

CONCLUSION ETICA;

Tienen validez indiscutible, las aseveraciones de O. Lewis: "En;
estos países -como los nuestros en América Latina por ejemplo-;
la gente con una cultura de la pobreza puede buscar la solución;
más revolucionaria. Al hacer cambios estructurales básicos en la;
sociedad, al redistribuir la riqueza, al organizar a los pobres;
y darles un sense-belonging (sentido de pertenencia), un sentido;
del poder y del mando...".;

A 506 ańos de la invasión de América Latina y en la etapa más;
injusta e inhumana del capitalismo transnacional, las y los;
dilectos lectores de esta tribuna de la reflexión, tienen la;
palabra.;