Opinión

La defensa de nuestra identidad


— Prof. Alejandro Floripe Fajardo —

El 12 de Octubre de 1492, es el inicio de la brutal interrupción;
del normal desarrollo independiente de nuestros pueblos de ABYA;
YALA (Continente Americano), con la llegada de los conquistadores;
europeos a nuestras tierras, lo que hizo que la cultura y la vida;
misma de nuestros antepasados tomara otro curso en su;
desenvolvimiento.;


En la época de la colonización los pueblos originarios de este;
continente se convirtieron en masa dominada y explotada por las;
metrópolis espańola y portuguesa quienes a lo largo de la;
historia;
desarrollaron, en su lengua, una cultura para justificar el;
racismo, la explotación, la discriminación y la intolerancia.;


En los países de nuestra América, donde se asientan los pueblos;
nativos, se impuso una visión de la cultura occidental que ha;
dificultado fuertemente el desarrollo de nuestras manifestaciones;
artísticas, culturales y de nuestro cosmovisión para vivir en el;
mundo.;


Con la brutal explotación de los recursos naturales, de nuestros;
territorios y con una mentalidad economicista del desarrollo, el;
sistema neoliberal no ha venido sino a atentar contra la matriz;
de donde se origina la vida y el conocimiento de la cultura;
precolombina.;


En la búsqueda de nuestras raíces culturales, artísticas,;
filosóficas y estéticas, se ve la imperiosa necesidad de;
investigar las antiguas estructuras materiales y espirituales de;
nuestros valores culturales y morales hasta esclarecer;
científicamente que la raíz de la cultura americana está;
fundamentada en un rico pasado milenario.;


Por tanto es tarea de todos los sectores sociales, exigir a sus;
respectivos gobiernos, los recursos necesarios que permitan a los;
investigadores antropólogos, arqueólogos e historiadores,;
recuperar los vestigios precolombinos que aún quedan para que se;
restablezca nuestra verdadera identidad.;


Se trata de llegar a la esencia misma de nuestras raíces;
culturales, haciendo que salga a luz nuestra identidad material;
y espiritual, dejando de lado olvidos y deformaciones, que sobre;
nuestra historia se han dado.;


Será una tarea ardua que requerirá de tiempo y energía, por el;
hecho de que los invasores destruyeron y saquearon ávidamente;
verdaderas joyas elaboradas en cerámica, oro, plata y otros;
materiales de las más variadas construcciones con gran maestría;
y belleza, cuya manifestación artística no fue captada por la;
conciencia inculta e inmoral del invasor.;


Esto se hace comprensible si miramos detenidamente las obras de;
arte, nacidas del pueblo, ya sea la cerámica, la arquitectura,;
la música, el teatro, la danza, la pintura, la medicina;
tradicional, que sentaron las bases para el desarrollo de las;
grandes culturas en el continente de ABYA-YALA.;


En este contexto, la Fundación Nicaragüense de Promotores de;
Salud Comunitaria y Medio Ambiente -CECALLI, organismo no;
gubernamental sin fines de lucro, que promueve el rescate de la;
medicina tradicional, como un hecho cultural que está vigente,;
apoya y trabaja alrededor de iniciativas que promueven la;
autoafirmación de nuestra cultura originaria, en un marco de;
respeto y dignidad.;


Al conmemorar 506 ańos de Resistencia de los pueblos originarios;
de ABYA-YALA, la Fundación CECALLI se plantea, la recuperación;
de los vestigios arqueológicos precolombinos, sus símbolos y;
obras de valor cultural, para enriquecer el Museo Nacional;
Antropológico del Movimiento de Promotores de Salud Comunitaria;
y Medio Ambiente.;


Considera que por muchos ańos en un país como Nicaragua, lleno;
de lagos, volcanes, héroes y heroínas, es lastimoso que tengamos;
que importar nombres ajenos a nuestra nacionalidad y cultura, al;
designar nuestra moneda con el nombre del conquistador Francisco;
Hernández de "Córdoba", cuando su nombre original durante la;
época precolombina era "EL CACAO", una planta alimenticia,;
medicinal y sagrada utilizada por nuestros antepasados para;
invocar a sus dioses.;


Como Fundación CECALLI con el respaldo de varios organismos que;
conforman la sociedad civil nicaragüense, presentaremos;
próximamente ante los representantes del poder legislativo una;
solicitud que propone rectificar el nombre y apellido de nuestra;
moneda actual el "Córdoba", por el de "CACAO", considerando que;
ésta fue la moneda que nos legaron nuestros antepasados.;


Por ética, historia y dignidad se hace necesario corregir tan;
cruel error.;


Presidente-Director de la Fundación CECALLI