Opinión

Estadio Nacional ¿Denis Martínez?


— Edwin Sánchez —

Los nicaragüenses somos muy propensos a la adoración. La;
veneración antigua, precolombina, subsiste en nuestra sangre,;
irrigando todo el instrumental de complacencia a todo aquello;
que consciente o instintivamente le dediquemos nuestro;
corazón.;


Los caudillos políticos precisamente son el fruto de esta;
deificación a lo que es capaz de resplandecer el fuero interno;
de nuestros ideales... o ambiciones. Los caudillos no se;
extinguirán de nuestra cultura política, porque el;
nicaragüense es un hombre religioso por antonomasia. Nos gusta;
adorar, saborear com besos la mano del hombre de turno;
sea en el gobierno, en el partido, o...en el deporte.;


Daniel Ortega invocó en 1990 la sabiduría de Salomón; Edén ;
afirmó llegar a los 40 días de ayuno como el judío que;
transformó la humanidad; Alvaro Robelo se proclama el nuevo;
Moisés; Guillermo Osorno sońó ser el presidente por orden del;
Altísimo; Dońa Violeta que cada vez que se iba del país,;
dejaba Nicaragua en manos de Dios... ;


Escuchamos ahora una tenue campańa que pronto será una;
monumental y festiva decisión de cambiar el nombre del Estadio;
Nacional, en posesión de Rigoberto López Pérez, por el de;
Denis Martínez.;


El momento es aprovechado por la indudable y alabatoria -;
¿somos nica, no? -hazańa de Sammy Sosa. El planteamiento, sin;
embargo es peregrino: Si a Sammy le harán un monumento en;
Dominicana, ¿por qué nosotros no bajamos del pedestal a;
Rigoberto López Pérez, para ensillar el nombre de Denis? ¿Ni;
eso somos capaces nosotros de hacer por el primer hombre que;
llegó a las Grandes Ligas? ;


El Estadio Nacional originalmente fue bautizado con el nombre;
de Anastacio Somoza García. Al triunfar el sandinismo, se;
rebautizó con el nombre del poeta que ajustició al tirano. No;
obstante, ninguno de los dos fue deportista. La maleza de la;
política invadió el engramado del más importante parque de;
pelotas del país. ;


Denis no es político, pero Denis tampoco es Sammy Sosa. Hay;
todo un Cocibolca de diferencia entre estos dos peloteros. Las;
cualidades humanas del antillano, por otra parte, son tan;
incomparables como las mismas estadísticas que lo distancian,;
número en mano, de Martínez. ;


;
Sammy es capaz de regalar su bate a un nińo que le grita "tú;
eres mi ídolo", pero nuestro lanzador es incapaz de volver a;
ver a La Marucha, aquella su eterna admiradora.;


Denis significó una carga al presupuesto nacional, cuando;
asesoró a la Selección de Nicaragua y los nicaragüenses;
tuvimos que pagar pasaje, estadía y otros gastos de... ojalá;
sólo Denis, sino de sus acompańantes. Sammy ayuda, colabora y;
apoya a los nińos pobres de su país. Sammy admira el gesto;
inapreciable de Clemente de dar la vida por los nicaragüenses.;
Denis lo primero que pensó fue ser Presidente de Nicaragua.;


Por mi parte, un aficionado más del béisbol, el Estadio merece;
más el nombre de un ejemplo para la juventud, que colocar en;
la marquesina al ídolo de un cronista deportivo, aunque éste;
sea Edgard Tijerino.