Opinión

¿Por qué no le damos un chance a la ética?


— Julio Francisco y Theódulo Báez Cortés* —

I;


"Se necesita un nuevo Renacimiento para restaurar el ideal del hombre como persona y no como número con huellas digitales. Sacarlo de la cárcel que construye con sus propias manos y convertir a su ciencia desnuda de justicia, en ciencia de amor y sabiduría". ;
Mariano Fiallos Gil;


;
Una breve relectura del Digesto aconseja detenernos en el pensamiento de Celso, cuando define el Derecho como el arte de lo bueno y de lo justo. Es el Derecho en perfecta correspondencia con el cuarto mandamiento del abogado, ordenanza que nos advierte cómo ante un conflicto entre el Derecho y la justicia, nuestra indeclinable opción debe ser en todo momento por la justicia.;


Así, es Couture el encargado de reiterarnos que el Derecho no es un fin en sí mismo y que en ninguna escala de valores podríamos visualizar el Derecho como aspiración final de todo ciudadano. Aparece, en cambio, la justicia como destino y término donde el Derecho es tan sólo el útil medio de acceso. Nuestro gran reto debe ser, por tanto, la batalla permanente y obsesiva por la justicia.;


Es en esa dirección que la Nicaragua del nuevo milenio demanda de la sociedad civil en general, y de los abogados en particular, un auténtico debate intelectual sobre las instituciones jurídicas, sobre la evolución del pensamiento y de sus formas de renovación ético-social, y _ante todo_, sobre el humanismo como valor inherente a la democracia, razón y fundamento del Estado de Derecho.;


Y cuando en Nicaragua hablamos de Estado de Derecho, jamás resultará sobrancero insistir en que éste es sinónimo de subordinación y obediencia del poder a la ley y a sus instituciones. Esta concepción dialéctica leyes-instituciones, es la que inspiró a nuestro Salomón de la Selva a entonar aquel himno a Minerva, en su excelsa obra Ilustre Familia: "ĄSalvadora de los ejércitos cuando van y cuando vuelven de la pelea, séame dado siempre vivir donde tú velas, bajo régimen de leyes, pues por duras que éstas sean peor es la condición de las ciudades donde ninguna ley es respetada!";


;


;


;
II;


;
"El ser humano debe ser apóstol de la sociedad, el abogado un servidor de la justicia. Una vida sin pureza es como el sol en las regiones polares, que alumbra pero no calienta".;
Rafael Ortega Aguilar;


;
¿Y por qué este juego de conceptos en una ceremonia de lanzamiento oficial de un compendio de leyes y decretos?, ¿será que estas reflexiones resultan de cierta prioridad en una patria que más que sacudida por la naturaleza, hoy se encuentra herida en sus valores, en su identidad, en su reconquista del futuro? ;


Es indudable que desde la atalaya de la sociedad civil, son muchos los desafíos que debemos resolver unidos: ante todo, asumir con plena conciencia que las cosas podrían marchar mejor en un país donde las tentaciones de una política de manejos y de máscaras, amenazan con suplantar el auténtico rostro de la moral y de la ética.;


Hoy, que la globalización de la economía a nivel planetario pareciera que dejó olvidada en el camino la globalización de la solidaridad y del humanismo; hoy, que _por acción u omisión_ asistimos a tristes olimpíadas del "sálvese quien pueda"; hoy, que frecuentemente participamos como expectadores de sociodramas tras bastidores que pretenden vendernos ilusiones y esperanzas, es que aparece altiva y agigantada la excelsa imagen de grandes maestros como Luis Pasos Argüello, María Haydée Flores Rivas, Edgardo Buitrago Buitrago, Rafael Ortega Aguilar, Mariano Fiallos Gil, Joaquín Cuadra Zavala, Ildefonso Palma Martínez y Félix Esteban Guandique.;


Transparencia, rectitud y sabiduría hicieron posible que el magisterio de sus vidas continúe inmaculado y en plena vigencia. ¿Verdad que resulta insoslayable el desafío de todo nicaragüense, en particular de los juristas, por acercarnos siquiera a la sombra de su ejemplo y a las huellas de su lucha?;


;
__________________________;
* Fragmentos de intervención en el Acto Inaugural de la "Colección Legislativa Quinquenio de Gobierno 1997-2001", y de Conmemoración del VI Aniversario de la Universidad Americana (UAM). ;