Opinión

Unidad Nacional por qué para quiénes


— Noel Zepeda Mejía —

Lógico y racional, sólo la unidad y el esfuerzo conjunto, sin diferencias políticas e ideológicas, credos religiosos y económicos; podrá sacar a flote este barco una y mil veces naufragado, debido a los errores cometidos por las clases políticas que han desgobernado el país y algunos desastres naturales que hoy, son más dańinos por los efectos ecológicos provocados por los despales indiscriminados, monocultivos, falta de planificación territorial y siempre el principal factor: el error humano, empirismo para evaluar la información científica cotidiana y haber tomado las previsiones adecuadas para evitar el número gigantesco de muertos, esta falta de previsión en un país serio, tendría a los gobernantes en el banquillo de los acusados.;


Siempre tendremos que efectuar una valoración fría y sensata de lo acontecido, para tener una visión clara sobre los pasos a seguirm aprovechando al máximo los recursos humanos, naturales y económicos propios, las ayudas financieras internacionales vía donación y crédito.;


Hoy, se presenta la oportunidad de recomponer la visión general, enmarcanos en un modelo económico planificado, que permita insertar a todos los sectores productivos del país, en un eje dinamizador inducido por un sistema financiero, afin al desarrollo nacional.;


Un sistema financiero, que no margine a los sectores emergentes beneficiados por la Reforma Agraria o los Programas de Privatización, financiamiento democrático que permita despolarizar la sistuación actual. Acortar la brecha entre los sectores favorecidos históricamente y los desposeídos, tiene que ser un compromiso moral de los sectores que actualmente tratan de rectorear la política nacional. Son los representantes de tres sectores, que aunque todavía juegan, están seriamente afectados por el desencanto y la falta de credibilidad de nuestra población: Arnoldo Alemán, Daniel Ortega y Miguel Obando. Quienes tienen que meditar seriamente sobre el acontecer nacional, no pueden ni deben seguir haciendo pláticas tras bastidores. La sociedad civil debe de exigir que sean públicas pues está en juego el futuro de todos.;


La unidad nicaragüense, tiene que tener resultados económicos positivos para las mayorías hoy paupérrimas, lo contrario, sería peor que los dańos ocasionados por el huracán.;


Managua, noviembre 22 de 1998.;