Opinión

Reflexiones sobre la identidad


— Alejandro Serrano Caldera —

Al producirse el choque de la cultura espańola con la americana,;
se produce un doble retardo: el del desarrollo de las culturas;
aborígenes para siempre abortado; y el del desarrollo de la;
cultura vencedora, vencida y marginada en Europa, que prolonga;
su vida en la geografía americana e incorpora su marginalidad,;
a la masa de culturas y pueblos vencidos.;


La Reforma se instala en Europa en las capitales de lo que pronto;
será el capital y la industria, mientras que la Contrarreforma;
se refugia en Espańa y se prolonga en América.;


Así nacemos a la civilización occidental, anexados a ella como;
furgón de cola, con un retardo original que pesa hoy más que;
nunca y que para superarlo se requeriría acelerar la marcha, pero;
no a ciegas y en forma mecánica como nos proponen hoy y nos han;
propuesto siempre, sino a partir de la crítica que permita;
resolver teóricamente las contradicciones y obstáculos entre los;
cuales todavía nos debatimos.;


En este punto, encontramos otro de nuestros grandes problemas:;
la ausencia del siglo XVIII europeo en nuestra historia, lo que;
equivale a decir, la ausencia del Racionalismo y la carencia del;
espíritu crítico.;


Lo que pudo haber sido nuestro siglo XVIII, racional y crítico,;
y lo que podría ser nuestro siglo XXI, fue anticipado en una;
figura extraordinaria y única del siglo XVII: Sor Juana Inés de;
la Cruz, mujer excepcional que anticipó la modernidad que nunca;
hemos tenido y que creó los símbolos de los sujetos históricos;
que hoy comienzan a perfilarse en la cultura de lo que se;
denomina la post-modernidad (el feminismo, por ejemplo, a partir;
de la condición del género y no de adscripciones partidarias o;
ideológicas, la reivindicación de la libertad y de valores;
estéticos y eróticos). Como todo el que se adelanta a su tiempo,;
Sor Juana Inés, uno de los más grandes poetas del siglo de Oro;
Espańol, pagó con humillación y con su propia vida, su feminidad,;
su refinamiento estético, su espíritu crítico y su visión;
profética. Su tiempo, y más aún su tiempo enrarecido de los;
claustros de la sociedad novohispana, no soportó, ni toleró, su;
genio creador y su sed de libertad y de conocimientos.;


Dicho esto que se refiere más que nada a la interacción;
dialéctica entre aceleración externa y retraso interno, a esa;
doble velocidad de los tiempos, el de afuera y el de adentro, y;
a las posibles causas que han determinado esta contradicción,;
conviene reafirmar que, a pesar de todos los obstáculos y;
carencias, América Latina ha enrumbado en un proceso de identidad;
en el arte y en la filosofía.;


La identidad latinoamericana, es decir, eso que nos distingue de;
los demás y nos da una cierta unidad en medio de nuestras;
diferencias, se está forjando en la literatura (narrativa y;
poesía), pintura, escultura, artesanía, música y en un;
pensamiento que, ha avanzado en la crítica de nuestra historia.;


Sin embargo, mientras en el arte y la filosofía caminamos hacia;
la formación de los referentes a nuestra identidad, en el plano;
político y jurídico-institucional, continuamos reproduciendo;
formas y modelos que no responden ni a nuestra idiosincrasia ni;
a nuestras necesidades.;


Esta situación ha engendrado una doble contradicción: avanzamos;
en el arte y la filosofía por un lado, y en la política y las;
instituciones, por el otro. Mientras tanto, otra contradicción,;
tal vez la más profunda, se ha arraigado en nuestra historia;;
proclamamos en la política y en el Constitucionalismo;
latinoamericano los enunciados generales de la modernidad (El;
Estado-Nación, el Estado de Derecho, la separación de poderes,;
la universalidad y generalidad de la ley, el principio de;
legalidad, la igualdad ante la ley) mientras mantenemos en lo;
económico y lo social, los principios y la práctica de la;
sociedad pre-moderna, combinados con la aplicación de recetas del;
Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.;


Para alcanzar la identidad en los países de América Latina hay;
que superar la desnaturalización política producto de la adopción;
acrítica de los modelos dominantes de turno, vicio que nos llega;
desde la independencia, y su divorcio y oposición con las formas;
y comportamientos, no sólo de la estructura económica y social,;
sino de la sociedad civil en su conjunto.;


Este esfuerzo de identidad mediante la búsqueda de opciones;
políticas y jurídicas acordes a nuestra realidad, es;
imprescindible y urgente por ser la política, o los efectos de;
su aplicación y práctica, un ámbito que concierne a toda la;
sociedad civil, más que el arte y la filosofía que atańen a;
sectores reducidos de la población y que deja sus expresiones o;
planteamientos a nivel de cúpulas y grupos de iniciados.;