Opinión

Una Musa Dariana para Afrodita


— Darwin Juárez —

"Y transformándose en una princesa perfumada,;
y en el aire sutil, de los dedos del hada;
voló la rosa seca como una mariposa.";


Rubén Darío;


¿No es acaso ésta la perfecta expresión de Afrodita, naturaleza;
deificada, inmersa en la perfecta y mágica harmonía evocada por;
nuestro querido Panida? Yo no dudo que la onda castalia tenga la;
maravillosa virtud de sicronizar en la misma frecuencia testas;
primaverales y otońales. Algo de eso tuvo que ocurrir;
necesariamente (¿sino, cómo entenderlo?) en el recién finalizado;
Festival de la Naturaleza 98', para que una Musa Dariana de pura;
cepa se alzara sin dificultad con los olivos del certamen Reina;
Naturaleza 1998.;


Indiscutiblemente, la originalidad del certamen fue correspondida -;
-rebasada-- por la creatividad, desenvoltura y entusiasmo de una;
juventud que está descubriendo en la naturleza un leit motiv sobre;
el cual volcar el sano desenfreno de sus energías y renovados;
ideales. Hojas de café, lotería, roble, lluvia de oro, musgo, paste;
de montańa, tusas, bromelias, flores de sacuanjoche, inmortales,;
palmas, cortezas de coco Ąy hasta conchas marinas! formaron parte;
del atuendo natural que, querámoslo o no, nos trasladaron a los;
edénicos tiempos en que la hoja de parra fue la primera y virtuosa;
prenda de vertir que cubrió las "vergüenzas" de nuestros;
primigenios padres.;


En realidad, el Festival de la Naturaleza 98', holgadamente superó;
cualquier espectativa. Suculento fruto del Club de Jóvenes;
Ambientalistas, desnudó la esencia inmutable de la juventud: su;
sempiterna capacidad de autorenovarse; su inagotable potencial en;
la búsqueda de su propio Grial generacional.;


Extrańamente, siendo el nuestro un país de jóvenes (un millón entre;
los 15 y 24 ańos nos dice el Fondo de Población de Naciones Unidas;
en su informe de 1998), son pocos los espacios en los que nuestro;
relevo social puede expresarse a plenitud. Y son pocas las veces en;
que los adultos recordamos que una vez fuimos portadores de la;
vitalidad y del entusiasmo que corre por las venas de esos;
muchachos flacos y desgarbados, y de esas musas orgullosas,;
aspirantes todos a ser dueńos de su futuro.;


Ajenos a los tradicionales certámenes de belleza, espiritualmente;
vacíos, socialmente sin compromisos, soportados por el sancta;
sanctorum de rigurosos requerimientos anatómicos, los organizadores;
del Festival de la Naturaleza 98' se preocuparon por resaltar los;
aspectos intrínsecos de la personalidad, los valores sociales, la;
creatividad y la destreza cerebral de los participantes.;


Afrodita fue la inspiración común de todos. Sin menoscabo de los;
atributos con que la Diosa dotó a cada quien, el certamen fue un;
desbordante torrente de energía en búsqueda de hacer de éste un;
mundo mejor. En justicia le correspondió a una legítima Musa;
Dariana --de la mera tierra natal del Poeta-- el merecido cetro de;
Reina de la Naturaleza. Síntesis de Terpsícore, Polimnia, Euterpe;
y Calíope (por ahí dicen que también con algo de Epicuro y de;
Pitágoras) la jovencita Bertha Adelma Valle, del Instituto Rubén;
Darío, brilló tanto que eclipsó a sus también muy brillantes y;
cercanas competidoras.;


Indudablemente que tras este derroche de arte, estética,;
elocuencia, agilidad mental, belleza física y espiritual, no está;
la mano de la casualidad. Tiene que estar ahí necesariamente el;
tesón de padres y maestros que han bruńido el talento de sus hijos;
y alumnos. Arte y ciencia de los que poco suele ocuparse;
contemporáneamente nuestra sociedad, porque poco es también el;
tiempo que le dedica al futuro cercano. Ya el Fondo de Población;
nos ha advertido que "En los dos próximos decenios los jóvenes;
decidirán en gran parte la transición de Nicaragua al desarrollo;
humano sostenible".;


¿Cuántas joyas juveniles más esperan su oportunidad para exhibir;
sus esplendores? Pese a que no abundan los recursos y voluntades;
para promover estas iniciativas --a causa de quienes principalmente;
desde el poder se la pasan ocupados viendo el mundo en blanco y;
negro, calificando a los ciudadanos en los bandos de los "pro" y;
los "anti"--, a contrapelo de esos "nuestros" minotauros (¿o;
dinosaurios?) políticos, los jóvenes están emprendiendo su propio;
camino.;


El Festival de la Naturaleza 98, ha revelado --para los que quieren;
ver-- que la juventud nicaragüense está levantando nuevos;
estandartes y paradigmas. Los que hemos vivido la represión del;
sistema, por librepensadores y por no ser santos de la devoción;
"del partido" y sus gurúes, sea éste "con mancha" o "sin mancha",;
tenemos un compromiso con esta juventud que hoy busca ansiosa cómo;
orientar su brújula.;


No son los héroes de espadas y fusiles. No son los más fieros;
combatientes, ni su meta es quitarle la vida o el derecho al empleo;
y al estudio al adversario. Simplemente son desgarbados y;
desalińados jóvenes. Son orgullosas, altivas y creativas vírgenes.;
Son los nuevos héroes y heroínas en potencia que van a regir los;
destinos de este país en el próximo milenio. Véamonos en ese;
espejo. Confiemos, como lo haría nuestro gran Rubén, en que de la;
rosa seca que es hoy nuestro atribulado país, Ąel hada de la;
juventud hará volar de nuevo la mariposa de la esperanza!;