Opinión

¡Salado, me chocaron!


Normalmente en la página de opinión de tan gustado periódico se discute de política y de vez en cuando acerca de alguna vivencia de algún lector. Hoy voy a procurarme escribir una anécdota y tratar de ser claro para que el lector logre captar la idea del escrito, voy a hacer un esfuerzo.
Un día de estos, en agosto, caía la tarde y además una leve brisa cobijaba las calles de Managua. Estaba estacionado a la espera del cambio de luz del semáforo en uno de los tantos que hay en la ciudad y conduciendo mi vehículo en el cual además de mí, estaba mí esposa y mi hijo menor. De repente y en sentido contrario apareció haciendo zigzag como un bólido un vehículo con las luces altas que se dirigía directamente hacia mi vehículo, solamente me permití afianzarme fijamente en el timón del vehículo y presionar fuertemente el freno para no permitir que la reacción del golpe me enviara hacia atrás. En su movimiento el bólido hizo un movimiento hacia la izquierda impactando la parte trasera del vehículo que estaba delante de mí y posteriormente impacta en la parte delantera de mi vehículo. Salado, siempre he conducido cumpliendo con todas las reglas del tráfico y tratando de evitar cualquier accidente. Esperé alrededor de minuto y medio dentro del vehículo analizando lo sucedido y luego, me dirigí a ver al conductor del bólido para verificar su estado de salud, por suerte estaba bien y en ese momento no pude determinar su estado de ebriedad.
Después de esperar alrededor de veinte minutos a la Policía y a la compañía aseguradora (voy a omitir el nombre), me dispuse a escuchar en ese momento a todos los conocedores de accidentes que existen en la capital - el resto de conductores que en ese momento pasaban conociendo el hecho - unos decían que tenía la culpa, otros que estábamos atrasando el tráfico, etc. Ustedes sabrán a lo que me refiero.
Bueno, pasamos alrededor de una hora sin poder mover los vehículos y posteriormente nos dirigimos a la estación de Policía para concluir el llenado de los documentos y poder reclamar al seguro. Anteriormente les había dicho que no había determinado el estado del conductor que me impactó, pues estaba en completo estado de ebriedad y no solo eso, andaba sin licencia y sin seguro, otro problema, allí comienza otro calvario, pues a como sabrán salí perdiendo, no el choque, sino que tengo que ocupar la fianza del seguro – otro cuento.
El proceso de la búsqueda de documentos en la estación de Policía nos lleva de venga otro día, el documento no está listo, etc. Llego el día citado y nuevamente la misma canción. La Policía no tiene capacidad para atender a tantos conductores accidentados, deberían de crear una oficina civil adscrita a la policía que sea la encargada de estos documentos, existe un atraso en eso, por no llamarlo lentitud.
Teniendo el documento y después de haber realizado las proformas de reparación de mi vehículo, me dirigí a la compañía de seguro para someter a reclamo la reparación. Allí, es otro cuento, de repente el personal quiere buscar cualquier artimaña para no pagarte el seguro – el mío es cobertura completa – y que si ocupo la fianza, el año siguiente me cobrarán más cara la cuota del seguro “como que solo ellos están como compañía de seguro”, ¿cómo van a creer ustedes, que sin haber tenido la culpa del accidente, me cobrarán más cara la fianza?, no puede ser, me siento como estafado y además engañado y todavía hay que discutir con los trabajadores de la empresa aseguradora porque no te quieren pagar el seguro, habrase visto semejante cosa. Pagamos el seguro, año con año (no tengo accidente todos los años) y después no se quieren hacer responsables de lo que ya pagamos, que barbaridad!
Los conductores allí también necesitamos del apoyo de la ley del consumidor, pues estas empresas nos están afectando nuestro bolsillo, a partir de que es una obligación como conductor.
Finalmente me gustaría recomendarle a los mandos de la Policía que realicen más operativos con los vehículos que a luces se ve que no tienen seguro (vehículos viejos) y que además según la ley, deben andar con todas las luces buenas (de noche no se distinguen). Al mismo tiempo, deberían hacer un esfuerzo por mantener la cobertura policial con los motorizados por la noche, haciendo turnos con el personal que les permita tener más presencia de día y noche.

Roberto.Villanueva@ymail.com