Opinión

La participación ciudadana


Una ley aprobada por la Asamblea Nacional y apoyada en la Constitución tiene más fuerza legal que cualquier decreto emitido por un gobernante. Pero como es costumbre aquí las cosas ocurren al revés. La ley de Participación ha sido tirada al cesto de la basura para dar paso a los CPC, Consejos de poder Ciudadano, brazo del partido gobernante.
En todas las alcaldías deberían crearse los Consejos de Desarrollo Municipal Concertados pero se omiten a pesar de que fueron pensados para que funcionen como ramas del poder compartido de la ciudadanía. En algunos lugares como Managua, el municipio más importante, jamás han sido creados y donde ya funcionaban los han desvirtuado recurriendo a todas las triquiñuelas imaginables.
Están por formularse los Presupuestos Municipales que según la ley deberían contar en su elaboración con la participación de los pobladores. Son ellos los que conviven con la problemática local y deberían ser los que establecieran las prioridades de las inversiones a realizar. A través de esa participación y ulterior control se podría ejercer el publicitado membrete de que es el pueblo el que gobierna.
Sin embargo, ocurre todo lo contrario. Se ignora a la gente y los presupuestos se hacen a gusto y antojo de determinados vivianes. Las obras que se programan no se licitan y obviando a la contraloría se contratan con quien más conviene a los intereses de la familia gobernante.
También imperan el clientelismo y la consabida campaña reeleccionista súper anticipada. Antes enmascaraban sus propósitos, ahora no se andan con remilgos y actúan a plena luz del día. Ni qué decir que en esas condiciones la rendición de cuentas sobre la gestión municipal brilla por su ausencia. Los cabildos cuando se realizan se convierten en misas negras de poca participación a las cuales solo asisten los incondicionales del régimen.
Es hora de cambiar las cosas. Entender que Democracia no es solo acudir a dar un voto para elegir autoridades, que como van las cosas también están por conculcar. Porque si dejan como están los 25 cargos ni eso vamos a tener. Reconquistar nuestros derechos solo puede lograrse organizándonos en cada lugar y reclamando los derechos que nos da la Ley de Participación Ciudadana. En la Coordinadora Civil estamos convocando a organizaciones y personas de vocación verdaderamente democrática para que independientemente de colores partidarios nos reunamos y conquistemos el ser actores de la vida del país. Opinar en todo. Desde la elaboración de los Presupuestos hasta la transparencia de la rendición de cuentas. Pasando por la supervisión del avance de los proyectos.
En otro orden de cosas. La legislación que penaliza el aborto limita la salud y los derechos de las mujeres, asegura la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos El hecho que aquí se aprobaron leyes que penalizan la interrupción del embarazo constituye una grave preocupación para la ONU. Igualmente pide que se implementen las medidas necesarias que permitan la defensa de periodistas y defensores de derechos humanos ante los recientes ataques de que son objeto. Las medidas para el combate al crimen y la violencia que se aplican en el país deben basarse en una perspectiva de derechos humanos.