Opinión

Lumpen, turbas, maras


Delincuentes, terroristas, sandino-comunistas o lumpens, eran las frases célebres de Somoza para dirigirse a los “compas”, a los “muchachos”, a los guerrilleros del FSLN que luchaban en la montaña y en la ciudad contra la Guardia Nacional y la dictadura; fueron cientos de jóvenes de los estratos más humildes, de la clase más marginada, del proletariado, incluso “marihuaneros” y hippies también; muchos ofrendaron su vida por aquel triunfo el 19 de julio de 1979, otros fueron parte de la Revolución. “Turbas”, “ahí vienen las turbas”, eran los gritos de la derecha opositora a la revolución durante la década del 80 como si de hordas criminales se tratase; así llamaban al pueblo que luchaba por preservar las conquistas revolucionarias, así llamaban al pueblo que no dejó crear un Frente Interno en el país, “turbas”. Y durante la década del 90 nos siguieron llamando turbas y pandillas, hoy nos llaman “maras”.
“Maras políticas” diría nuestro ilustre vicepresidente, renegado liberal, quien está en la silla gracias a los votos de esos miles de pobres que votaron por el FSLN en 2006. Nos comparan con la delincuencia salvadoreña organizada, critican los tatuajes en los cuerpos de los jóvenes y los relacionan con la Salvatrucha o la MS-18…pero se les pierde la mirada y elevan el pensamiento cuando observan los tatuajes de Angelina en su espalda, o el de Pink en sus hermosas caderas, ya no digamos el de Beyonce en ese muslo de ensueño o el de la hermosa Megan Fox con la cara de Marilyn. No es un pecado un tatuaje, ni mucho menos signo de delincuencia.
Nos endilgan cualquier epíteto, tratan de desvirtuarnos por todas las formas, en todos los tiempos han usado frases despectivas, dejando entrever el odio contra los pobres de este país. Y precisamente eso es lo que les molesta. Les fastidia que el gobierno del presidente Ortega vea hacia ellos, que procure programas para sacarlos de la miseria, que sean el eje por el cual Nicaragua deba transitar al cambio. Critican continuamente los programas sociales del Gobierno, el Usura Cero, las Casas para el Pueblo, el Bono Alimenticio, Calles para el Pueblo, Buses y Taxis para el Pueblo, el Plan Techo, las Jornadas de Salud, la Educación y Salud gratuita; reprochan todo, incluso que el Presidente sepa vacunar, porque todo es beneficio para los más desposeídos. Ellos desean que el dinero del pueblo solo engrose sus bolsillos.
Partido pandilla, partido mara, incluso Estado mara, no importa el término que utilicen, siempre dejarán verter su odio contra los pobres a través de frases agraviantes. Lo importante es no perder nuestro norte, sacar a Nicaragua y a su población de la indigencia y continuar luchando por preservar los espacios, continuar luchando por mantener las conquistas, lograr en 2011 la mayoría parlamentaria y la continuación del proyecto, ese debe ser el fin.

*Militante del FSLN