Opinión

Afición Malinche


La globalización mediática nos ha permitido tener acceso, en el ámbito del entretenimiento, a un sinnúmero de posibilidades alrededor del mundo, en música, TV, cine, literatura y deporte. Esto lleva inevitablemente a una especie de fusión cultural, la pregunta a hacerse es: ¿Cuáles son las herramientas que tenemos como nicaragüenses y latinoamericanos para conservar nuestra idiosincrasia cultural, ante este monstruo llamado globalización?
La juventud nicaragüense es cada vez más patética en cuanto a conocimiento sobre lo que a su país respecta. Para poner un ejemplo, conocen todos los artistas internacionales, los reggetoneros, salseros, bachateros, cantantes de pop y rock norteamericanos, pero si les pregunto quién es Camilo Zapata, con suerte 1 de 10 sabe responder.
El pasado sábado 10 de abril el mundo futbolístico se paralizó para deleitarse con el clásico del fútbol español Real Madrid – Barcelona, y por supuesto Nicaragua no fue la excepción. Los bares de la capital y el resto del país que transmitían el juego estaban abarrotados de fanáticos de ambos clubes y alguno que otro imparcial.
En Nicaragua se ha venido dando un fenómeno desde hace varios años que consiste en que si sos fanático o seguidor de fútbol, tenés que ser “barça” (Barcelona) o Madrid (Real Madrid). Escuché a dos niños en Ocotal discutiendo porque uno era fanático del Madrid y el otro del Barcelona, vi pintas de “viva el Barça” en Puerto Cabezas y ejemplos como estos se dan en todo el país.
La crónica deportiva nicaragüense definitivamente ha aportado a que este fenómeno incremente, especialmente los de radio y TV, ya que ellos también se fanatizan con uno de estos dos clubes. Pero algo sin precedente que vi el sábado 10 de abril fueron caravanas de vehículos llenos de personas, con camisetas del Barcelona celebrando al equipo ganador como si fuera un local, peor porque al menos un 80% de las personas (que se dieron cita en diversos lugares que ofrecían el partido, y hasta se conformaron con escucharlo o verlo desde afuera, en los sitios que estaban al reventar de aficionados. Nota END, lunes 12 de abril de 2010) no visita estadios ni da seguimiento al fútbol pinolero y no faltará quien diga que nuestro fútbol carece de calidad y vistosidad pero lamentablemente eso sucederá si no se apoya el deporte criollo, si la mitad de las personas que pagaron 50 córdobas para poder ver el clásico español fueran a los estadios a dar 30 córdobas por un espectáculo en vivo los equipo tendría más capital para invertir en sus canteras, en infraestructura en jugadores y de esta forma dar un mejor espectáculo.
Por favor, dejemos de ser mata mamas y consumamos lo nuestro, no es malo tener simpatía por equipos de cualquier parte del mundo pero apoyemos a nuestros equipos y no dejemos que a nuestra cultura se le imponga una cultura global.